Los habitantes de numerosos países en vías de desarrollo, como Liberia y Georgia, están aumentando de peso a un ritmo acelerado; lo han hecho más rápidamente desde 2000 de lo que lo hicieron entre 1975 y 2000 (iconos rosas). Y aunque desde 2000 el aumento de peso en muchos países desarrollados ha sido más lento de lo que era antes (iconos naranjas), este ha seguido subiendo. Consideradas en conjunto, las dos tendencias significan que en gran parte del mundo, estamos pasando de una era de obesidad a una era de obesidad grave, comenta Majid Ezzati, investigador principal de un gran estudio de 200 países publicado recientemente en la revista Lancet. Según él, los expertos están sorprendidos por el alcance de la obesidad grave (gráfico de barras). Si la tendencia se mantiene, se hará casi imposible alcanzar los objetivos de la Organización Mundial de la Salud de frenar el aumento de obesidad y diabetes para 2025.

Crédito: Jen Christiansen

 

Entre 1975 y 2014 la proporción de hombres y mujeres obesos (rosa) o gravemente obesos (rojo) aumentó de manera notable. La buena noticia es que la prevalencia de personas con peso insuficiente disminuyó (azul). Un índice de masa corporal (IMC) de 18,5 a 25 se considera saludable. (El gris representa la proporción de personas con peso saludable o sobrepeso.)

IMC = peso en kilogramos/cuadrado de la altura en metros

La versión en español de este artículo apareció primero en Investigación y Ciencia.