Uno, dos tres…¡jale! Esta imagen de un estudio publicado el 12 de junio en PeerJ muestra tres chimpancés que trabajan juntos para obtener golosinas de un dispensador de alimentos.   El estudio, que evaluó 11 chimpancés, también mostró que los monos son muy exigentes cuando se trata de elegir con quién van a asociarse, prefiriendo trabajar con otros de un rango social similar.

Este es el primer experimento en el que los chimpancés eligieron sus propios socios y lograron cooperar con éxito sin haber sido entrenados para ello, dice Malini Suchak, quien dirigió el estudio en la Universidad de Emory (y ahora es profesor en Canisius College).

En el experimento, chimpancés a ambos extremos del aparato debían jalar de las barras de acero para poder liberar una bandeja con comida para los tres animales y que debía ser recogida por el tercer chimpancé.

En otra versión del experimento solo dos primates eran necesarios para sacar una barra de acero única y la bandeja de golosinas.

¿Cuáles comidas inspiraron a los chimpancés a cooperar? Los animales fueron tras las pasas, los bananos,  las uvas y el camote. "Es un rasgo  medular de los primates ", dice Suchak. "A nosotros nos gustan las cosas dulces y a ellos también".

La preferencia por los dulces no es lo único que los humanos y los primates compartimos.   "Nosotros los humanos tenemos un gran potencial de cooperación", dice Frans de Waal, autor principal del artículo y un primatólogo de Emory. "Este estudio muestra que no somos los únicos primates que tienen esta característica, es probable que sea un viejo rasgo de los primates".

-Ben Fogelson