Las imágenes de esta foto estuvieron escondidas tras una capa de yeso y tiza por casi 500 años. Pero lo más sorprendente es que durante mucho de ese tiempo estuvieron delante de la vista de científicos y curiosos, sin que nadie lo notara, en la Biblioteca Bodleian de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

La ilustración fue hallada en la parte posterior de un libro mexicano precolombino conocido como el Códice Selden. El documento es uno de los únicos seis manuscritos del pueblo mixteco que sobrevivió a la conquista española y cuenta parte de la historia prehispánica de México. Los mixtecos son una etnia indígena mexicana cuyos orígenes se remontan a 5.000 a.C, en lo que hoy es Oaxaca, Puebla y Guerrero.

“En la década de 1950, un rasguño accidental al documento reveló que, posiblemente, había inscripciones escondidas en la contraportada, detrás una capa de otros materiales. Desde entonces hemos estado intentando descubrir esas ilustraciones”, dijo a Scientific American Ludo Snijders, arqueólogo de la Universidad Tecnológica de Delft, en Holanda, y coautor del estudio publicado en Journal of Archaeological Science: Reports.

Descubrir qué había debajo tomó varias décadas debido a lo delicado de los pigmentos de las ilustraciones. Métodos que tradicionalmente se usan para este tipo de investigaciones —como rayos X— habrían dañado el documento de manera irreversible.

Así fue cómo Snijders y su equipo probaron durante casi una década diferentes tecnologías no invasivas para estudiar piezas tan vulnerables como el Códice Selden. La espera rindió frutos cuando encontraron que una técnica, conocida como formación de imágenes hiperespectrales, les permitía ver lo que había debajo de la capa de yeso y tiza. Este procedimiento recopila la información disponible a lo largo del espectro electromagnético de un objeto, identificando diferentes materiales con características únicas y dibujando una especie de diagrama de su ubicación.

De acuerdo con Snijders, es una técnica bastante nueva, pero su equipo cree que será de gran utilidad para descubrir nuevos datos útiles para arqueólogos e historiadores mixtecas.

¿Pero qué significan exactamente las imágenes encontradas? Aún no se sabe con certeza, dice Snijders. “Lo único que hemos podido dilucidar hasta ahora es que la genealogía es diferente. Hay un posible rey rodeado de su corte. Pensamos que podría tratarse de un personaje que también aparece en otros documentos mexicanos, pero necesitamos confirmarlo”. En cualquier caso, las posibilidades de que este hallazgo ayude entender con mayor profundidad la historia prehispánica de México son altas.