Unas 5.000 libras de suministros e instrumentos llegaron a salvo hoy a la Estación Espacial Internacional. La cápsula de carga Dragón, de la empresa estadounidense SpaceX (contratada por la NASA), primero fue capturada por el brazo robótico de la estación y un par de horas después fue instalada al complejo espacial. 

La cápsula salió desde Cabo Cañaveral, Florida,  hacia el espacio antes del amanecer del sábado 10 de enero, a bordo de la nave Falcon 9.

Además del envío de la cápsula Dragón a la ISS, la misión de SpaceX pretendía recuperar la primera etapa del cohete, haciéndola aterrizar en una plataforma operada robóticamente y ubicada en el Océano Atlántico. Si bien el cohete logró regresar a la Tierra y aterrizar en el objetivo, lo hizo con demasiada fuerza: el cohete quedó inservible y la plataforma dañada, aunque será posible repararla. 

La compañía dijo que estudiará los datos de este ensayo para mejorar su diseño con miras a lograr un aterrizaje  exitoso del cohete en el futuro próximo

-Debbie Ponchner