Un cohete no tripulado con destino a la Estación Espacial Internacional explotó la noche del martes durante su despegue desde la base Wallops Flight Facility de la NASA, en Virginia (EE. UU.).

Se trata de Antares, una nave construida y lanzada por Orbital Sciences, una empresa privada subcontratada por la agencia espacial estadounidense para llevar suministros al complejo orbital.
De momento se desconocen las causas del accidente, pero tanto la NASA como la compañía encargada han confirmado que no hay heridos por la explosión.

En un comunicado de prensa, William Gerstenmaier, administrador asociado de la Dirección de Operaciones de la Exploración Humana de la NASA dijo: "Mientras que la NASA está decepcionada de que la tercera misión de reabastecimiento a la Estación Espacial Internacional contratada a Orbital Sciences no tuvo éxito hoy, vamos a avanzar hacia el siguiente intento, una vez que entendemos plenamente el accidente de hoy. La tripulación de la Estación Espacial Internacional no está en peligro de quedarse sin alimentos ni otros suministros esenciales.

"Orbital ha demostrado capacidades extraordinarias en sus dos primeras misiones a la estación a principios de este año y sabemos que pueden replicar ese éxito. El lanzamiento de cohetes es una empresa increíblemente difícil y hay que aprender de cada éxito y cada fracaso".