Esta bella imagen del Sol sobre un mar de nubes, tomada a unos cinco kilómetros de altura, ganó el primer premio fotográfico del Reto Global de Globos Sonda (GBSC, por sus siglas en inglés), una iniciativa internacional que reúne a cientos de personas con una pasión en común: el espacio. Los autores de la fotografía son los integrantes del equipo español NESLAB: 17 estudiantes de la Escuela de Ingeniería Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de la Universidad Politécnica de Cataluña, en Terrassa, que enviaron un globo sonda hasta la estratosfera.

Cada uno de los equipos participantes en el reto construye su propio globo sonda, al que añaden un módulo con los distintos experimentos científicos que se llevarán a cabo a alturas estratosféricas. “Yo me apunté a este proyecto porque siempre me ha atraído el espacio y, aunque a una escala más pequeña, aquí ves un proyecto aeroespacial a gran escala” dice David Huete, uno de los miembros del equipo NESLAB.

El equipo catalán diseñó y construyó el módulo y el globo sonda, que, una vez lleno de helio, se alzó hasta los 32 kilómetros de altura. En el módulo incluyeron cuatro cámaras fotográficas programadas para sacar fotografías cada dos segundos, así como barómetros y otros sensores para tomar datos meteorológicos. La comunicación desde el globo con el equipo en tierra recibió mucha atención –ya que a una altura tres veces mayor que la de vuelo de aviones comerciales, se alcanzan temperaturas inferiores a los -50°C, y los componentes electrónicos deben estar preparados para trabajar en esas condiciones–, comparando las medidas de distintos tipos de sensores de manera telemétrica, y comprobar la viabilidad de uso.

No todos los participantes son ingenieros, en los equipos también hay astrónomos aficionados, estudiantes de secundaria y científicos de distintas disciplinas. Por ejemplo, el equipo Exploremos el Ozono (LEO3, por sus siglas en inglés), de Polonia, está formado por miembros de distintas universidades del país, que abarcan desde genetistas y biólogos hasta miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). Este equipo multidisciplinario ganó el primer premio en la categoría de Mejor Experimento Científico con un estudio de los cambios moleculares que se dan en hongos unicelulares cuando estos se ven expuestos a los estresantes ambientes de la estratosfera. En total, el concurso incluye seis premios: vídeo, mejor diseño, iniciativa más educativa, y la iniciativa más solidaria; en ediciones anteriores también se premió al globo que alcanzó una mayor altura antes de estallar.

El Reto Global de Globos Sonda se celebra bajo el marco de la Semana Mundial del Espacio, que se lleva a cabo cada octubre, y en esta edición ha reunido 60 equipos participantes repartidos en 15 países. Todo comenzó cuando en 2013 un viaje de estudios a Australia impidió que Lawrence Leung participara en el lanzamiento anual de globos de altura de la Universidad de Stanford. Fue entonces cuando él y otros colegas decidieron crear un evento a nivel mundial para lanzar simultáneamente globos de altura desde distintos lugares del planeta y crearon el concurso Reto Global de Globos Sonda. En las tres ediciones del concurso ya se ha reunido a más de 400 equipos en seis continentes.

–Berta Carreño