Usted no tiene que ser un astrónomo para estar familiarizado con el cometa Halley. La brillante bola de hielo y polvo, que se muestra aquí, pasa por la Tierra aproximadamente cada 76 años. El astrónomo Inglés Edmond Halley  fue quien predijo la órbita recurrente del cometa, en el año 1705. Halley identificó un patrón de cometas que se habían acercado a la Tierra en 1531, 1607 y 1682 y predijo que regresaría en 1758. Aunque murió antes de poder ser testigo del regreso del cometa que hoy lleva su nombre, al analizar su periodicidad  concluyó que  viajaba en una órbita en torno al Sol. 

Halley se ha hecho famoso porque "es el único cometa de período corto que un ser humano puede contar con que podrá ver en su vida", dice Bill Cooke,  jefe de la Oficina de Meteoritos de la NASA. La última vez que el cometa pasó por la Tierra fue en 1986, y era casi tan brillante como Polaris, también conocida como la Estrella del Norte. Los astrónomos miden el brillo de los objetos en el cielo en una escala de magnitud– conforme más brillante es el objeto, más negativo es el número–. El Sol es muy brillante y registra -26 magnitud, en comparación con la luna llena, que es alrededor de -13 magnitud a simple vista. La visita del Halley en 1986 alcanzó una magnitud de fue 2. La próxima pasada de Halley deberá ser en julio del 2061, con ​​un brillo esperado de alrededor de -0,3. “No va a ser una aparición bastante espectacular", dice Cooke.

Pero no tema si cree que se lo perderá, dice Cooke. Existe la posibilidad de que un cometa recién descubierto  aparezca. "Eso es lo bueno y lo malo de los cometas: la mayor parte de los realmente brillantes son novatos que vienen en de la Nube de Oort  –una gigantesca nube de escombros helados que rodea el sistema solar– y no se puede predecir cuando vendrán, sólo aparecen ", dice. Un ejemplo es el cometa Hale-Bopp. Al pasar por la Tierra en el año 1997 se hizo lo suficientemente brillante como para ser visto a simple vista, brillando en torno a los -1  de magnitud.

Los amantes de los cielos estrellados pueden recordar otros cometas visibles a simple vista, como West en 1976, que se fragmentó al pasar cerca del Sol, y la cola larga Hyakutake, un año antes. Mientras que esos eran fáciles de observar, Cooke sugiere utilizar un telescopio con una cámara de largo alcance para asegurar avistamientos de cometas futuros   (aunque con unos binoculares basta si son cometas brillantes). Cooke dice que los astrónomos  nos darán suficiente tiempo para prepararnos. Los viajeros helados del espacio "son bastante difícil pasar por alto", dice. "Somos bastante buenos descubriendo cometas."

- Kevin Schultz