La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha combinado tres conjuntos de datos de observación –reconocidos a escala internacional– con los de sofisticados sistemas de reanálisis, la fuente de referencia internacional más fidedigna para saber los datos de la temperatura media global en superficie del año 2015.

Quince de los 16 años más cálidos se han registrado en este siglo, pero 2015 rompe un récord, ya que se han alcanzado temperaturas más elevadas que las máximas de 2014. El período 2011-2015 ha sido el quinquenio más cálido del que se tengan registros.

Además, las temperaturas sin precedentes sobre la superficie terrestre y la del océano en 2015 fueron acompañadas de numerosos fenómenos meteorológicos extremos, tales como olas de calor, inundaciones y sequías graves.

"La suma de un episodio de El Niño excepcionalmente intenso y del calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero ha tenido repercusiones graves para el sistema climático en 2015", dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. "La intensidad de El Niño irá disminuyendo en los próximos meses, pero los efectos del cambio climático inducido por el ser humano se dejarán sentir durante muchos decenios".

"Por primera vez hemos alcanzado el umbral de 1 °C por encima de las temperaturas preindustriales. Es un momento de reflexión en la historia de nuestro planeta", añadió Taalas. "Si se cumplen los compromisos contraídos durante las negociaciones sobre el cambio climático en París y, además, se establecen niveles de reducción de las emisiones más ambiciosos, todavía tenemos la posibilidad de atenernos al límite máximo de 2 °C".

"El cambio climático tendrá consecuencias cada vez más negativas durante al menos los cinco próximos decenios. Ello pone de relieve la necesidad de invertir en adaptación y no solo en mitigación. Para reducir al mínimo las pérdidas humanas y económicas, es importante que los países mejoren sus sistemas de alerta temprana de desastres. El cambio climático aumenta el riesgo de que se produzcan desastres relacionados con el tiempo, los cuales son un obstáculo para el desarrollo sostenible", manifestó.

¿Cómo se obtienen estos datos?

La temperatura global que brinda la OMM se deriva principalmente de tres conjuntos de datos, que mantienen al día el Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido y la Unidad de investigación climática de la Universidad de East Anglia de Reino Unido (HadCRUT4); los Centros Nacionales para la Información Ambiental (NCEI) de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América; y el Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales (GISS), cuyo funcionamiento está a cargo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

La OMM también se basa en información procedente de sistemas de reanálisis, que usan un sistema de predicción meteorológica para combinar múltiples fuentes de datos y facilitar así un panorama más completo de las temperaturas mundiales, en particular en las regiones polares. Esta organización también toma datos de los reanálisis del Centro europeo de predicción meteorológica a medio plazo (CEPMMP).

Todos los conjuntos de datos –del HadCRUT4, la NOAA y la NASA– indicaban que 2015 era el año más cálido, al igual que el reanálisis del CEPMMP.

La OMM usa el período de referencia 1961-1990, internacionalmente acordado, para medir el cambio climático a largo plazo. La temperatura media global durante ese período fue de 14 °C. El conjunto de datos sobre la temperatura global de la Oficina Meteorológica de Reino Unido se remontan a 1850 y los de la NOAA y la NASA a 1880.

La OMM publicará en marzo la versión completa de su declaración sobre el estado del clima mundial de 2015, que brindará información detallada sobre las tendencias regionales, los fenómenos extremos, el hielo marino, la elevación del nivel del mar y los ciclones tropicales. La declaración provisional de la OMM sobre el estado del clima mundial de 2015 y la del quinquenio 2011-2015 pueden consultarse en la página oficial de la organización.