Desde Hawái hasta Papúa Nueva Guinea y las Maldivas, los arrecifes de coral se están blanqueando en tantas regiones que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) declaró la ocurrencia de un evento global el 8 de octubre. Se espera que el evento, el tercero en la historia, empeore en los próximos meses.

Las cálidas temperaturas oceánicas, vinculadas al cambio climático y a un patrón climático de El Niño cada vez más fortalecido, han hecho que los arrecifes expulsen las algas que les dan color. Arrecifes en partes de los océanos Pacífico, Índico y Atlántico se han tornado blancos. Para finales de año, el blanqueo podría afectar a más de un tercio de los arrecifes de coral del mundo y podría matar a más de 12.000 kilómetros cuadrados de ellos, estima NOAA.

"Estamos en estado de shock y asombrados de lo que está pasando", dice Ove Hoegh-Guldberg, científico marino de la Universidad de Queensland, en Brisbane, Australia. "Es un evento extraordinario".

Los corales decolorados son más vulnerables a enfermedades que los que puede matar. En 1998, el mayor evento de blanqueamiento en la historia provocó la muerte de 16% de los arrecifes de coral del mundo.

diver in dead coral sea
Arrecifes en las costas de las islas hawaianas de Oahu sufrieron su primer blanqueamiento a finales de 2014. Crédito: XL Catlin Seaview Survey

Mal pronóstico

El evento actual se inició en 2014 en algunas partes del Pacífico, incluyendo las islas de Hawái, que experimentaron decoloración masiva de sus corales ubicados alrededor de múltiples islas. El año pasado, las temperaturas oceánicas globales fueron casi 0,6 grados Celsius más altas que el promedio del siglo XX, un máximo histórico. "Comenzamos 2015 con océanos muy cálidos, y ahora tenemos un El Niño completamente formando en camino," dice Mark Eakin, coordinador del programa de Vigilancia de Arrecifes de Coral de NOAA, que se ejecuta desde Washington, D.C.

Además de todo esto, una masa de agua caliente apodada “la burbuja” ha estado yendo y viniendo a través del norte del Pacífico en los últimos meses, lo cual también ayuda a mantener altas las temperaturas. No está claro si esta masa está vinculada al cambio climático o a otros patrones atmosféricos de gran escala.

Los modelos de NOAA indican que, para mediados de 2016, el blanqueo se habrá extendido todavía más, a través de la mayor parte de las regiones que hospedan arrecifes de coral, las cuales se extienden a través de casi todo el océano Índico y el Pacífico Sur.

NOAA model
Este mapa muestra las áreas de mayor blanqueamiento, desde ahora y hasta enero de 2016. Crédito: NOAA
 Haga click aquí para agrandar la ilustración 

NOAA utiliza datos de la temperatura superficial del mar, recogidos por sus Satélites Ambientales Operacionales de Órbita Polar, para producir mapas globales que muestran en qué lugares las aguas son lo suficientemente calientes como para provocar la decoloración. Científicos marinos locales, voluntarios y otras personas —bajo la organización de grupos de monitoreo tales como Reef Check en Marina del Rey, California— van luego a inspeccionar las condiciones en las que puede estar ocurriendo el blanqueamiento.

Ojos privados

XL Catlin Seaview Survey, una empresa financiada con recursos privados, ha estado cartografiando arrecifes de coral en 26 países desde 2012. Entre otras tecnologías, utilizan una cámara de alta resolución que se adjunta a una especie de motocicleta submarina para compilar rápidamente imágenes de los arrecifes con una visión de 360 grados.

Este esfuerzo debería ayudar a los científicos a documentar el blanqueamiento masivo actual, mucho mejor que durante el último evento, el cual tuvo lugar en 2010. La Red Mundial de Vigilancia de Arrecifes de Coral, una iniciativa gubernamental internacional, fue reorganizada en 2008, y pasó de la recopilación de datos sobre los arrecifes a la preparación de informes basados en datos recopilados por otras organizaciones. Una consecuencia de este cambio es que en 2010 no había una red estructurada que ocupara su lugar, y que pudiera supervisar el estado de los corales, dice Eakin. "No vamos a dejar que este evento se nos escape", añade.

white coral
Este coral "cuerno de ciervo" en la Samoa estadounidnse se muestra en un blanco fantasmal, luego de haber perdido sus coloridas algas. Crédito: XL Catlin Seaview Survey

Los científicos marinos necesitan documentar los cambios a largo plazo que sufren los corales en muchas regiones, para entender cómo los arrecifes podrían lograr sobrevivir decoloraciones, dice Gates. En una bahía de la isla de Oahu en Hawái, algunos corales que experimentaron blanqueamiento en 2014, sorprendentemente lograron reproducirse este año, incluso tras pasar periodos de blaqueamiento consecutivos. Y a principios de este año, un artículo de Nature informó que 12 de los 21 arrecifes estudiados en las islas Seychelles lograron recuperarse, en su mayoría, después del devastador blanqueamiento de 1998.

Pero Hoegh-Guldberg señala que estos eventos de decoloración podrían estar ocurriendo ahora con demasiada rapidez, sin darle tiempo a los corales para recuperarse entre uno y otro. "Los arrecifes, como las selvas tropicales, toman tiempo", dice. Y otros factores, como la acidificación de los océanos, también están estresando a los corales, hasta el punto en el que en varias décadas, las comunidades de arrecifes se lucirán y funcionarán de manera muy distinta a la de hoy en día, dice Cheryl Logan, bióloga marina de la Universidad Estatal de California, en la Bahía de Monterrey, Bayside.

 

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez el 8 de octubre de 2015.