De Sen (encuentre el artículo original aquí)
 
Rusia envió su segunda misión de suministro de carga del año a la Estación Espacial Internacional (ISS) el martes por la mañana, pero de inmediato se topó con problemas.
 
Un cohete Soyuz-2-1a despegó del sitio de lanzamiento de Baikonur, en Kazajstán, exactamente como estaba previsto a las 10:09:50,  hora de Moscú (07:09 GMT). El cohete de tres etapas llevó a la nave de carga Progress M-27M a su destino, con 2,5 toneladas de suministros para los seis miembros de la Expedición Número 43 a bordo de la estación.
 
La nave llegó a la órbita menos de nueve minutos después del despegue y desplegó sus paneles solares de generación de energía y un trío de antenas de comunicaciones. Sin embargo, el control de la misión en Korolev no pudo confirmar una exitosa apertura de un par de antenas Kurs a bordo del vehículo de siete toneladas, ya que los datos procedentes de la nave espacial se habían vuelto esporádicos, dijo la NASA.
 
Según la prensa oficial de Rusia, solo dos de las cinco antenas habían sido desplegadas. Como resultado, la misión de inmediato fue alterada para asumir un trayecto más largo, de 34 órbitas en torno a la ISS, lo que le daría a los controladores en la Tierra más tiempo para solucionar el problema. Si hubiesen sido capaces de resolver el problema en cuestión de horas, el atraque del buque de carga en la estación habría tenido lugar alrededor de 09:03 GMT del jueves 30 de abril.
 
Además, el seguimiento desde tierra del radar NORAD inicialmente indicó que el cohete lanzó la nave espacial en una órbita de 123,5 por 305,1 kilometros, en lugar de la órbita de 193 por 238 kilometros prevista. El perigeo (punto más bajo) de esta órbita equivocada pasa a través de una atmósfera considerablemente más densa, Por ello, había temores de que la nave Progress podría ralentizar y caer de nuevo a la Tierra. Al cabo de una hora, Roscosmos publicó una declaración confirmando que los parámetros orbitales de la nave eran correctos, pero la misión aún no estaba fuera de peligro.
 
Después de un segundo pase de la nave Progress dentro del rango de las estaciones terrestres rusas, unas tres horas después del despegue, el control de la misión en Korolev nuevamente no fue capaz de conseguir cualquier telemetría creíble de la nave espacial, ya sea confirmando el despliegue de las antenas o la activación de su sistema de propulsión, dijo la NASA. Al mismo tiempo, los datos de seguimiento indicaron que las dos maniobras de corrección de órbita programadas durante la primera órbita no se habían desarrollado, informó la agencia de noticias Interfax, citando a una fuente no identificada en el control de la misión. El fracaso en corregir la órbita a tiempo tuvo un efecto dominó en el cronograma de la misión, descartando el encuentro con la estación para el jueves.
 
Alrededor de 14:45 hora de Moscú, la nave Progress hizo otro pase sobre Rusia y los controladores en tierra nuevamente intentaron comunicarse con la nave espacial. Como si fuera un caleidoscopio, imágenes de televisión mostraron un constante intercambio entre tomas de la superficie de la Tierra y el cielo, lo que indica que el vehículo está rotando rápidamente y se encuentra fuera de control. Según la NASA, algunos datos de telemetría fueron recibidos del Progress, pero todos los intentos de establecer un control sobre la nave fracasaron.
 
El control de la misión en Korolev hizo un cuarto y último intento el martes para comunicarse con el Progress M-27M alrededor de las 16:30 hora de Moscú, de nuevo sin éxito. Después de eso, los ingenieros tuvieron que esperar hasta el miércoles, cuando la rotación de la Tierra traería la nave de nuevo al rango de alcance de las estaciones terrestres rusas.
 
Los cálculos de control de la misión indican que la nave espacial permanecerá en su órbita inicial de no menos de 20 órbitas o 30 horas antes de volver a entrar en la atmósfera de la Tierra como resultado de la fricción con el aire enrarecido en esa altitud.
 
De acuerdo con el plan original, se esperaba que la misión (P59 en el manifiesto de vuelo ISS) demorara menos de seis horas de camino a la estación, lo que sería suficiente para que la nave espacial hiciera cuatro vueltas completas alrededor del planeta. Al alcanzar las inmediaciones del punto de llegada, a las 12.46 GMT (15:46 de Moscú), la nave Progress debía volar alrededor de la estación, luego haría unas tareas de mantenimiento y concluiría  atracando en el puerto Pirs Docking(SO1), con orientación hacia la Tierra, a las 13.06 GMT (16:06 hora de Moscú).
 
Durante su viaje a la estación, los ingenieros en tierra también planeaban probar un nuevo sistema de navegación por satélite (ASN-K), que daría a la nave la capacidad de orientación y ayuda de viaje para acortar el trayecto a solo tres órbitas para llegar al destino, tanto para misiones de carga como tripuladas.
 
En preparación para la llegada del buque de carga, uno de los vehículos anteriores, el Progress M-25M, se desacopló de la estación el sábado 25 de abril. Después de un vuelo autónomo de un día, el carguero lleno de basura fue dirigido hacia la atmósfera para quemarse y desintegrarse, sobre una región del Pacífico Sur entre Nueva Zelanda y América del Sur.
 
La tripulación de la actual Expedición 43 incluye a los astronautas estadounidenses a Scott Kelly y Terry Virts, la astronauta europea Samantha Cristoforetti y los cosmonautas rusos Anton Shkaplerov, Gennady Padalka y Mikhail Kornienko.
 
Kelly y Kornienko están en el comienzo de una larga estancia de casi año a bordo de la estación para una serie de estudios médicos y biológicos del cuerpo humano en el espacio.


- Ver más en:
Soyuz TMA-15M: Last train to the ISS
ESA space ferry saves ISS from near miss with debris
Progress supply ship flies to ISS hours after U.S. launch disaster

Anatoly Zak, corresponsal de vuelos espaciales/SEN

Este artículo se reproduce con permiso de Sen. © Sen TV Limited 2015, todos los derechos resevados. Para más noticias y blogs sobre el espacio visite sen.com y siga a @sen en Twitter.