El pasado fin de semana, un ambiente masivo de mujeres con sombreros rosados llegó a Washington, D.C. para la Marcha de las mujeres. La próxima gran protesta planeada para la capital de la nación podría incluir un mar de gabachas de laboratorio (y probablemente algunos sombreros rosados también).

Un grupo de investigadores ha propuesto una Marcha por la ciencia. Y lo que comenzó como una discusión en Reddit rápidamente se ha convertido en un movimiento.

Los organizadores crearon el lunes un grupo privado en Facebook y una cuenta de Twitter. El miércoles por la tarde, el primero contaba con más de 300.000 miembros y el último tenía casi 55.000 seguidores. Una página pública de Facebook tenía más de 11.000 'me gusta' apenas cinco horas después de estar en línea. La explosión de apoyo encontró a los organizadores con la guardia baja, pero se reunirán este fin de semana para discutir detalles sobre la fecha y la declaración de objetivos.

La marcha sería la última de una serie de acciones tomadas por los científicos después de la elección de Donald Trump y su toma de posesión como presidente. Su administración ha sido ampliamente vista como hostil a la ciencia –desde el período de transición y las audiencias de sus nominados al gabinete hasta el silenciamiento de las principales agencias científicas federales y la congelación de las subvenciones–.

“Esto no es una cuestión partidista. La gente de todas las partes del espectro político debe alarmarse por estos esfuerzos para negar el progreso científico”, dijo Caroline Weinberg, investigadora médica que está ayudando a organizar la marcha. “La investigación científica nos mueve hacia adelante y no debemos permitir que políticas estúpidas la frustren”.

En los últimos meses, los investigadores han estado haciendo más ruido sobre el valor de la ciencia y la formulación de políticas basada en la evidencia. Los científicos de la Tierra tomaron las calles en San Francisco en diciembre pasado durante la reunión anual de la Unión Geofísica Americana. Los investigadores y los bibliotecarios también están dando carreras para salvar los datos sobre el clima de los sitios web federales. Y más recientemente, los científicos inundaron Twitter durante la inauguración del viernes con actualizaciones sobre cómo la ciencia afecta a la gente común.

La Marcha por la ciencia representa un próximo paso, con un oleaje de apoyo detrás de ella y el potencial hacer que la protesta de diciembre en San Francisco, de unos pocos cientos de científicos investigadores de la Tierra, luzca pequeña. Mientras que los detalles están próximos, Weinberg subrayó que los científicos y los amantes de la ciencia de todas las disciplinas y experiencia serán bienvenidos.

“La diversidad en la ciencia, tanto en los investigadores que participan como en los temas en los que estamos enfocados, es un área críticamente descuidada”, dijo. “Tenemos la intención de enfatizar la diversidad tanto en la planificación como en la declaración de objetivos para esta marcha”.
Lo que sea que resulte de la marcha, no habrá sido la primera vez que los científicos han salido a protestar por lo que ven como políticas federales sin fundamento en la ciencia. La Marcha de la gente por el clima de 2014 resultó en un estimado de 310.000 personas en Nueva York, incluyendo un gran número de climatólogos.

Naomi Oreskes, historiadora científica de Harvard, dijo que mirar más allá en el pasado brinda otro ejemplo revelador de la organización de los científicos.

“Son los científicos los que se movilizaron contra la carrera de armamentos a finales de los años 1950 y 1960”, dijo. “Así que eso te dice cómo se sienten los científicos ahora. Esta es una amenaza existencial”.

Este artículo se reproduce con permiso de Climate Central. El artículo fue publicado por primera vez el 25 de enero de 2017.