WASHINGTON -Por más de medio siglo científicos han tratado de determinar qué es una extravagante y extraña criatura, conocida como el monstruo de Tully, que vivió hace unos 307 millones de años en un estuario costero en lo que hoy es el noreste de Illinois.

El misterio finalmente ha sido resuelto, anunciaron el miércoles investigadores.

Ellos analizaron numerosos fósiles de la criatura, llamada Tullimonstrum gregarium, y determinaron que no es un gusano segmentado o una babosa que nadaba libremente, como alguna vez se creyó, sino más bien un tipo de pez sin mandíbula llamado lamprea.

"Yo pondría  al monstruo Tully casi en la parte superior de la escala de rareza", dijo la paleontóloga Victoria McCoy de la británica Universidad de Leicester, quien realizó el estudio cuando se encontraba en la Universidad de Yale.

Esta reconstrucción artística muestra cómo pudo ser el monstruo de Tully. Crédito: Sean McMahon  
 

El animal tenía un cuerpo en forma de torpedo, un articulado hocico con forma de trompa que terminaba en una estructura en forma de garra con dos filas de dientes cónicos, y sus ojos se encontraban a los extremos de una barra larga y rígida que se extendía hacia los lados de la cabeza. Podía medir hasta aproximadamente 14 pulgadas (35 cm) de largo y tenía una aleta de cola vertical y otra larga y estrecha aleta dorsal.

Una reevaluación sofisticada de los fósiles, publicada en la revista Nature, determinó que era un vertebrado, con branquias y una cuerda dorsal, o notocorda, que funcionaba como una médula espinal rudimentaria que soportaba su cuerpo. Previamente, la notocorda había sido identificada como el intestino del animal.

"Siempre me ha gustado el trabajo de detective, y en la paleontología no hay nada mejor que esto", dijo el paleontólogo James Lamsdell del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. "Nuestro re-estudio de los especímenes  ha demostrado que se trata de una muy extraña lamprea, un grupo de vertebrados parecidos a las anguilas que viven en los ríos y mares en la actualidad".

Tullimonstrum compartió su medio marino poco profundo con peces tales como tiburones, así como medusas, camarones, cangrejos y anfibios.

"Se alimentaba agarrando cosas con su trompa y ayudándose un poco con su lengua. No sabemos qué comía o si se trataba de un depredador o carroñero", dijo McCoy.

Este es un holotipo de un fósil del monstruo Tully. Crédito: Paul Mayer, Museo Field. 
 

Se le llama el monstruo Tully en honor a Francis Tully, un cazador de fósiles aficionado, quien lo encontró en 1958 en pozos de extracción de carbón de Illinois y se lo llevó a los expertos del Museo Field de Chicago.

"Este rompecabezas corroía a los paleontólogos", dijo Scott Lidgard, paleontólogo del Museo Field, una institución que posee 1.800 ejemplares de Tullimonstrum, el fósil oficial del estado de Illinois. "Me quedé impresionado cuando los resultados empezaron a llegar."