Conozca al papamoscas bermellón de San Cristóbal (Pyrocephalus dubius), una especie de ave recién descubierta en las Islas Galápagos.

No, espere. No puede conocer al papamoscas bermellón de San Cristóbal. Está extinto.

La noticia de la extinción de este papamoscas bermellón no es exactamente una sorpresa. Estas aves, que solo vivían en la más oriental de las Islas Galápagos, no han sido observadas desde 1987. Numerosas búsquedas han fracasado en proporcionar evidencia de que todavía existen.

Pero una revisión a nivel molecular de algunas muestras pertenecientes a colecciones de museos reveló algo que nadie había visto. Según un estudio publicado el mes pasado en Molecular Phylogenetics and Evolution, el papamoscas bermellón de San Cristóbal es —o era— genética y morfológicamente distinto a sus parientes más cercanos. Consideradas en el pasado como una subespecie, estas aves de San Cristóbal han sido elevadas ahora a la clasificación de especie.

De acuerdo con el artículo, esta información convierte a los papamoscas en la primera especie endémica de ave —y no tan solo una subespecie— que se extingue en las Galápagos.

La causa exacta de esta extinción se desconoce, pero otras subespecies de papamoscas bermellón están amenazadas actualmente por ratas invasoras, las cuales se alimentan de los huevos de las aves. También están afectadas por la mosca parasitaria Philornis downsi, que ataca y mata a todos los polluelos que logran salir del cascarón, de acuerdo con la organización conservacionista Durrell Wildlife Conservation Trust.

¿Podrían otras especies relacionadas correr pronto con la misma suerte del papamoscas bermellón de San Cristóbal? El estudio también eleva a otra subespecie de papamoscas de Galápagos al estado de especie, y la han bautizado como Pyrocephalus nanus. Los autores señalan que varias poblaciones de esta ave ya han desaparecido o "están en serio declive", y que algunas de las islas albergan en este momento a tan solo 20 aves de esta especie. Los autores hacen un llamado a tomar medidas de conservación inmediatas, con el fin de proteger la diversidad genética de la recién reconocida especie antes de que desaparezca.

Pero eso no es todo. El documento dice que hay evidencia de que P. nanus también podría ser, en realidad, varias especies diferentes. Los investigadores han solicitado estudios adicionales para saber si aún más especies están escondidas a plena luz y, si es así, esperan encontrarlas antes de que corran con la misma suerte del papamoscas bermellón de San Cristóbal.