La Corte Suprema de Hawái ha dictaminado que el permiso de construcción para el Telescopio de Treinta Metros (TMT) en la parte superior de la montaña Mauna Kea no es válido. La decisión del 2 de diciembre es un duro golpe para el consorcio internacional detrás del telescopio de $1.500 millones y una victoria para los hawaianos nativos que han protestado en contra de su construcción en lo que consideran una cumbre sagrada.

La Junta de Tierras y Recursos Naturales de Hawái no debió haber aprobado el permiso en 2011, dijo el tribunal, porque lo hizo antes de que los que se oponían pudiesen airear su lado en una audiencia. "En pocas palabras, la Junta puso el carro delante del caballo cuando expidió el permiso", dice la decisión del tribunal. "En consecuencia, el permiso no puede seguir en pie".

"TMT seguirá el proceso establecido por el estado, como siempre hemos hecho", dijo Henry Yang, presidente de la junta de TMT, en un comunicado. "Estamos evaluando nuestros próximos pasos en el camino a seguir".

Construcción bloqueada

No está claro cómo o si el TMT avanzará tras la nueva decisión.  Los trabajos en los componentes del telescopio han continuado en sitios fuera de Hawái, pero la decisión de la corte de bloquear el permiso de construcción es un retroceso significativo. Para seguir adelante, el proyecto tendría que adquirir otro permiso de la Junta de Tierras y Recursos Naturales de Hawái.

Parte del sitio de construcción del TMT, justo debajo de la cumbre de 4.200 metros de Mauna Kea, ya fue preparado, y la construcción debió comenzar en abril pasado. Pero esos planes se han mantenido en suspenso mientras los manifestantes han bloqueado los caminos hacia el sitio y perseguido vías legales para detener el proyecto.

El TMT sería la contraparte del Hemisferio Norte a otros dos telescopios de última generación, el Telescopio Europeo Extremadamente Grande y al Telescopio Gigante Magallanes, actualmente en construcción en Chile.

Choque cultural

Pero el TMT se enfrenta a batallas únicas en Mauna Kea, un sitio que muchos hawaianos nativos sostienen que no debe ser profanado por los observatorios astronómicos. Trece observatorios –uno con múltiples telescopios– actualmente se sientan en la montaña en una reserva científica operada por la Universidad de Hawái. Uno de los telescopios existentes está siendo desmantelado y otros dos  se aproximan a su fin de operaciones, después de que la pelea por el TMT acelerara los planes para limitar el desarrollo en la cima de la montaña.

Debido a que la montaña es un pico que sobresale en el medio del océano Pacífico, el cielo de Mauna Kea está entre los más claros del mundo. Algunos hawaianos nativos dicen que los beneficios para la astronomía no compensan la necesidad de respetar y proteger el entorno natural y cultural. Muchos de ellos alabaron la decisión del tribunal en redes sociales.

La Universidad de California y el Instituto de Tecnología de California, junto con las entidades de investigación de los gobiernos de Canadá, China, India y Japón, son socios en el proyecto del TMT.

 

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez el 3 de diciembre de 2015.