Los nombres propuestos para los elementos 113, 115, 117 y 118 son nihonium, moscovium, tennessine y oganesson respectivamente, ha anunciado la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés).

"Es un día emocionante para el mundo", dice Lynn Soby, director ejecutivo de la IUPAC.

Cada uno de los grupos responsables del descubrimiento de estos nuevos elementos propuso un nombre y un símbolo después de que la IUPAC confirmara su existencia en enero de 2016. Los criterios declaran que un elemento puede ser nombrado tras una figura mitológica o concepto, un lugar geológico, un científico, una propiedad elemental, o un mineral.

Nihonium (símbolo elemental Nh) es el nombre propuesto para el elemento 113. El elemento fue sintetizado por el grupo de Kosuke Morita en RIKEN en Japón tras bombardear bismuto con núcleos de zinc-70 en 2004 y 2012. Nombrado en honor a Japón, el elemento será el primer nombre del este asiático que aparezca en la tabla periódica, si es ratificado.

Los científicos basados ​​en Rusia y EE.UU. que descubrieron los elementos 115 y 117 han propuesto los nombres moscovium (Mc) y tennessine (Ts), respectivamente. Una colaboración entre el Instituto Conjunto de Investigación Nuclear en Rusia y el Oak Ridge y Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en EE.UU., creó los elementos 115 y 117 en 2010. Ambos elementos toman su nombre de regiones geográficas. Moscovium lleva el nombre de Moscú, donde tiene su sede el Instituto Conjunto de Investigación Nuclear. Nombrado tras Tennessee, tennessine es un tributo a la región de los EE.UU. donde se lleva a cabo una gran cantidad de investigación en elementos superpesados.

El mismo grupo también ha nombrado el elemento 118 oganesson (OG), en honor al físico nuclear ruso Yuri Oganessian quien dirigió el equipo que sintetizó el elemento 117.

Los nombres se pondrán ahora a escrutinio público en un proceso de consulta de cinco meses antes de que la IUPAC ratifique los nombres finales. "Es importante que la gente de todo el mundo revise los nombres para asegurar que encajan con todos los diferentes idiomas”, dice Soby a Chemistry World. “Ahora el público y la comunidad científica pueden intervenir”.

Este artículo se reproduce con permiso de Chemistry World. El artículo se publicó por primera vez el 8 de junio de 2016.