Desde el descubrimiento del pequeño humano habilidoso en 1960, por la famosa pareja de paleoantropólogos Louis y Mary Leakey, el género humano disfrutó de la exclusividad de ser el único de todo el reino animal en crear artefactos. A ese homínido lo llamaron Homo habilis, por estar asociado a las herramientas de piedra que ya venían estudiando desde hacía años.

Pero ahora, un grupo de arqueólogos ha descubierto herramientas líticas de 3,3 millones de años de antigüedad, tiempos en que no existían los humanos, así es que nos han quitado la exclusividad y el título de primeros homínidos habilidosos.

Sonia Harmand de la Universidad de Stony Brook, y su equipo, iban a ocuparse de un yacimiento en la costa oeste del Lago Turkana, en Kenia, región famosa por haber aportado gran cantidad de fósiles de homínidos y artefactos, pero por casualidad encontraron otro sitio que nunca había sido explorado por arqueólogos. Decidieron catalogarlo, y para esa misma tarde ya habían descubierto docenas de herramientas líticas.

El yacimiento, nombrado Lomekwi 3, se ha estado estudiando desde 2011, pero recién dieron a conocer los hallazgos el 14 de abril en una de las charlas de la  conferencia anual de la Sociedad de Paleoantropología, en San Francisco, California.

Las herramientas o artefactos en cuestión son piedras golpeadas de tal modo que adquieren formas y filos especiales para ser utilizadas para cortar o raspar, ya sea carne o cuero.  Son del estilo tecnológico conocido como olduvayense, así llamado porque las primeras fueron descubiertas hace unos 80 años en la Garganta de Olduvai, en Tanzania, por los mencionados Louis y Mary Leakey.

Pero lo más llamativo de estas herramientas es la antigüedad de 3,3 millones de años, determinada por los científicos por la posición que ocupaban en el sitio, relativa a dos capas de cenizas volcánicas de las que ya se conocía su edad.

No fuimos los primeros
“Los artefactos te están mostrando que estamos en alrededor de 700.000 a 500.000 años antes de los otros artefactos que teníamos como más antiguos. El punto importante en este sentido es que estamos discutiendo la presencia de artefactos en momentos en que todavía no estaría el género Homo presente”, dijo José Luis Lanata, investigador del CONICET-UNRN y director del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio en Argentina.

“Si esto es así, estaríamos hablando de la posibilidad de que hubiese otro género distinto al nuestro, que en este caso podrían ser alguno de los australopitecos anterior al género humano, fabricando artefactos”, aclaró Lanata a Scientific American.

En 2010 se dieron a conocer huesos con 3,4 millones de años con lo que parecían ser marcas de corte, es decir, grabadas por herramientas líticas filosas durante el proceso de descarnado. Fueron descubiertas en el yacimiento de Dikika, Etiopía. Pero faltaron la herramientas que los habrían marcado, al parecer los homínidos que descarnaron esos huesos, se habrían llevado las herramientas consigo.

Un rompecabezas cambiante
“Es sumamente interesante ver y pensar esto desde la forma de un rompecabezas donde las piezas van cambiando todos los días, con cada uno de los hallazgos”, opinó Lanata. “Otra discusión sumamente interesante es pensar que no somos solamente nosotros, el género Homo, los que estamos produciendo artefactos”.

“El lago Turkana es un lugar donde hay varios equipos trabajando, del Smithsonian, de la Leakey Foundation, de la Universidad de Cambridge, etc. En la reunión anual de la Asociación de Paleoantropología, en EE. UU.  presentaron unas 20 a 30 herramientas, de un total que está en el orden de los 100 a 150. Suma una pieza más, y modifica las piezas del rompecabezas que teníamos”, dijo Lanata.

“Obviamente deberemos tener más estudios”, aclara Lanata. “No hay que confundir la edad geológica del sitio, que está en los 3,3 millones de años, con la antigüedad de los artefactos, que podría ser algo menor. Pero, sin duda, esto va a motivar a que muchos de los equipos que vienen trabajando ahí miren las cosas de una forma diferente. Habrá que esperar la publicación, que será en los próximos meses. Sin duda ahora, estamos todos un poco revueltos con esto, pero es sumamente interesante”. concluye.