Científicos del gobierno de México anunciaron el miércoles el hallazgo de tres nuevas cámaras al final de un túnel que se encuentra debajo de la antigua ciudad de Teotihuacán. El túnel fue descubierto en el 2003 debajo del popular destino turístico a las afueras de la ciudad de México; es uno de los hallazgos más importantes realizados hasta ahora en esta ciudad perdida.
 
En una conferencia de prensa en el Museo Nacional de Antropología, en México D. F., los arqueólogos mexicanos dijeron que las nuevas salas contienen miles de objetos, estatuas talladas, bolas de goma, jade de Guatemala y una caja de madera llena de conchas. Más allá de algunos rastros de piel,  ningún cuerpo ha sido descubierto hasta ahora, aunque los arqueólogos han planteado la hipótesis de que el sitio tiene una cámara funeraria, quizás todavía enterrada en el suelo. "Justo antes de las cámaras funerarias es donde solemos encontrar muy importantes ofrendas –muchas de ellas– junto a muchos objetos", dice Sergio Gómez, quien dirige el proyecto de excavación.
 
Los arqueólogos saben muy poco acerca de la ciudad de Teotihuacán. El túnel, descubierto hace 11 años bajo el Templo de la Serpiente Emplumada, en el corazón de la antigua metrópoli, es la última pieza de un rompecabezas que se remonta a antes de que llegaran los europeos al Nuevo Mundo. "Estos hallazgos son muy importantes, tanto por la cantidad como la calidad de los materiales encontrados," escribió vía correo electrónico George Cowgill, profesor de la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe, quien dirige un centro de investigación en Teotihuacán. Probablemente tomará años de análisis para comprender verdaderamente el significado de cada objeto y el ensamblaje, agregó.
 
Como ciudad, Teotihuacán comenzó alrededor del año 150 a. C.  y colapsó en algún momento del siglo VII d. C. Durante ese tiempo  probablemente fue la ciudad más poderosa de todo Norteamérica, dominando incluso a los mayas, que eran sus contemporáneos de las tierras bajas hacia el este, en lo que hoy es el sur de México y Guatemala.
 
Los habitantes de Teotihuacán, a diferencia de los mayas, no tenían un sistema de escritura y por lo tanto sabemos muy poco acerca de cómo vivían o gobernaban su ciudad. Por ejemplo, los arqueólogos debaten sobre cuál era su estructura política: por un lado está la visión de un solo gobernante omnipotente, mientras que otros ven un gobierno conjunto, compartido por cuatro facciones rivales.
 
Desafortunadamente, Teotihuacán no tiene imágenes de sus reyes ni vestigios de sepulturas reales, aunque los científicos han encontrado numerosos restos de nobles de alto rango. El descubrimiento de un entierro real bajo el Templo de la Serpiente Emplumada podría poner de cabeza todo lo que sabe acerca de la ciudad.
 
El túnel en sí fue descubierto cuando una fuerte tormenta expuso una hendija en la mitad del largo de la estructura. El propósito de la apertura sigue siendo un misterio, pero los científicos creen que el túnel tenía un propósito ceremonial y es posible que la hendija se utilizara para fines astronómicos.
 
En la última década, el equipo de Gómez ha excavado el túnel y ha encontrado numerosas ofrendas. Su trabajo culminó en el 2013 con el descubrimiento de dos cámaras en cada lado del túnel, cerca de su final,  donde además encontraron espejos de pirita y esferas extrañas de cristal. Después de ese punto,  el túnel queda por debajo del nivel freático. "El agua ha hecho que nuestro trabajo camine más lento, sin embargo, la gran cantidad de agua por debajo ha permitido la conservación de materiales como la madera, el caucho e incluso fragmentos de piel", dice Gómez.
 
Gómez y su equipo anunciaron el miércoles que tres cámaras más yacen más allá de las dos iniciales, en forma de cruz, a solo unos 12 metros del túnel. Dentro y alrededor de esas cámaras encontró objetos más desconcertantes, incluyendo una caja de madera llena de conchas importadas desde el océano y talladas con herramientas de piedra.
 
Además, encontraron cuatro estatuas de jade de 60 centímetros de altura, bolas de goma y  restos de jaguares. También informaron haber encontrado fragmentos de piel, pero no saben si es humana. No hay pistas de sepulturas en cualquiera de las cámaras, pero eso no quiere decir que la búsqueda de una haya terminado. "Estas podrían ser ofrendas funerarias, pero me pregunto si podrían ser restos de una gran fiesta, una fiesta que podría haber sido parte de un gran funeral y ceremonia de sacrificios, sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de vasijas comunes halladas", escribió Cowgill. Agregó que otros objetos en la cámara refuerzan la importancia de la mujer en la sociedad teotihuacana, así como el largo alcance de su comercio.
 
El equipo de Gómez está en el proceso de excavar las habitaciones hasta su suelo y es posible que encuentren nobles enterrados allí o debajo de los pisos. Él espera que el trabajo continúe y se mantiene optimista de que un cuerpo sea hallado. "Sería muy emocionante, ya que corroboraría nuestra hipótesis de que esto podría ser una ofrenda para algo más importante que se encuentra debajo. Y la hipótesis es que hay una sepultura, pero no lo sabremos con seguridad hasta el año que viene ".