TIPUTINI, Ecuador. – Ecuador comenzó a extraer petróleo el miércoles cerca de la reserva natural amazónica de Yasuní, un lugar que el presidente Rafael Correa había intentado anteriormente proteger de la contaminación y el desarrollo con un pionero plan de conservación.

En 2007 Correa pidió a los países ricos donar $3.600 millones para compensar la pérdida de ingresos que representaría no perforar en el Parque Nacional Yasuní. Pero la iniciativa fue descartada en 2013 después de que se consiguiera recaudar menos del 4 por ciento de la cantidad solicitada.

El gobierno de Correa acusó a la comunidad internacional por el fracaso de un plan que se llegó a considerar como un posible modelo para otros países en desarrollo que querían resistir la seducción del dinero petrolero.

La perforación por parte de la petrolera estatal Petroamazonas comenzó el miércoles en el bloque ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) en Tiputini, que está justo fuera de Yasuní. Las zonas Ishpingo y Tambococha están dentro de los límites de la reserva de Yasuní.

Correa dijo anteriormente que la perforación afectaría a menos de 1 por ciento de la reserva.

“Hoy arranca una nueva era para el petróleo ecuatoriano”, dijo el vicepresidente Jorge Glas después de hacer un recorrido por el lugar el miércoles.

“En esta nueva era, primero viene el cuidado del medio ambiente y en segundo lugar viene la responsabilidad hacia las comunidades y la economía y hacia el pueblo ecuatoriano”, dijo a reporteros, y agregó que el costo de producción será de menos de $12 por barril.

Ecuador es el miembro más pequeño de la OPEP y ha sufrido fuertemente por la caída de los precios del petróleo. Alrededor de la mitad de sus ingresos provienen del petróleo, según el Banco Mundial.

También es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, ya que cuenta con la selva tropical del Amazonas, los Andes y las islas Galápagos.

El fin de la iniciativa del gobierno ecuatoriano para conservar el Yasuní, una vasta porción de selva tropical sobre la línea ecuatorial, provocó la indignación de los ambientalistas cuando fue anunciada por primera vez.

“Este es el peor lugar imaginable para la extracción de petróleo. El mundo simplemente no puede permitirse el lujo de perder un lugar como el Yasuní”, dijo en un comunicado Kevin Koenig, director en Ecuador de Amazon Watch.

Hay aproximadamente 1,67 millones de barriles de petróleo bajo el suelo del Yasuní.

Con la producción del campo Tiputini, la producción de petróleo de Ecuador se elevará a unos 570.000 barriles por día (bpd) desde un nivel actual de alrededor de 550.000 bpd, según las autoridades gubernamentales.