Nota del editor: Este artículo forma parte de un informe especial sobre Las 10 principales tecnologías emergentes de 2016 producido por el Foro Económico Mundial. La lista, compilada por el Meta-Consejo de Tecnologías Emergentes del Foro, destaca los avances tecnológicos que sus miembros, incluyendo la Editora Jefa de Scientific American Mariette DiChristina, creen tienen el poder de mejorar vidas, transformar las industrias y salvaguardar el planeta. También proporciona una oportunidad para debatir cualesquiera que sean los riesgos y preocupaciones humanos, sociales, económicos o ambientales que las tecnologías pueden plantear antes de la adopción generalizada. 

Blockchain, la tecnología detrás de la moneda digital Bitcoin, es un libro de contabilidad pública descentralizada de las transacciones que ninguna persona o empresa posee o controla. En lugar de ello, cada usuario puede tener acceso a todo el blockchain (cadena de datos), y cada transferencia de fondos de una cuenta a otra se registra en una forma segura y verificable mediante el uso de técnicas matemáticas tomadas de la criptografía. Con copias del blockchain esparcidas por todo el planeta, se considera a prueba de manipulaciones.

Los retos que plantea Bitcoin a la policía y los controles de divisas internacionales han sido ampliamente discutidos. Pero el blockchain tiene usos mucho más allá de las transacciones monetarias simples.

Al igual que la Internet, el blockchain es una infraestructura abierta y global sobre la que otras tecnologías y aplicaciones se pueden construir. Y como la Internet, permite a las personas evitar a los intermediarios tradicionales en sus relaciones con los demás, lo que reduce o incluso elimina los costos de transacción.

Mediante el uso del blockchain, los individuos pueden cambiar dinero o  adquirir seguros de forma segura y sin una cuenta bancaria, incluso a través de las fronteras nacionales, una característica que podría ser transformadora para los 2.000 millones de personas en el mundo que actualmente no reciben servicios de las instituciones financieras. La tecnología blockchain permite a extraños registrar contratos simples y aplicables sin un abogado. Esto hace que sea posible la venta de bienes raíces, entradas para un evento, acciones y casi cualquier otro tipo de propiedad o derecho sin un corredor o agente.

Las consecuencias a largo plazo para los intermediarios profesionales, tales como bancos, abogados y agentes de bolsa, podrían ser profundas y no necesariamente de manera negativa, debido a que estas mismas industrias pagan enormes cantidades de tasas de transacción como un costo de hacer negocios. Los analistas de Santander InnoVentures, por ejemplo, calculan que para el año 2022 la tecnología blockchain podría salvar a los bancos más $20.000 millones anuales en costos.

Unos 50 bancos de renombre han anunciado iniciativas blockchain. Inversores   inyectaron más de $1.000 millones el año pasado en la creación de empresas para explotar el blockchain para una amplia gama de negocios. Gigantes tecnológicos como Microsoft, IBM y Google todos han puesto proyectos de blockchain en marcha. Muchas de estas empresas se sienten atraídas por el potencial de usar el blockchain para hacer frente a los problemas de seguridad y privacidad que siguen afectando el comercio por Internet.

Dado que las transacciones se registran blockchain usando llaves públicas y privadas –largas cadenas de caracteres que son ilegibles por los humanos– las personas pueden optar por permanecer en el anonimato al tiempo que permite a terceros verificar que se dio, digitalmente, un acuerdo. Y no solo personas: una institución puede usar el blockchain para almacenar registros públicos y promesas vinculantes.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, han demostrado cómo podría ser necesario que las compañías farmacéuticas añadan descripciones detalladas de sus próximos ensayos clínicos con medicamentos al blockchain. Esto evitaría que las empresas cambien más tarde las metas si el ensayo no resultó como se esperaba, una táctica  bastante común. En Londres, el candidato a la alcaldía George Galloway ha propuesto poner el presupuesto anual de la ciudad en el blockchain para fomentar la auditoría colectiva por parte de los ciudadanos.

Tal vez el beneficio más alentador de la tecnología blockchain es el incentivo que crea que los participantes trabajen honestamente donde las reglas se aplican a todos por igual. Bitcoin dio lugar a algunos abusos famosos en el comercio de contrabando, y algunas aplicaciones nefastas de la tecnología blockchain son probablemente inevitables. La tecnología no hace que los robos sean imposibles, solo más difíciles. Pero como una infraestructura que mejora el repositorio de los registros públicos de la sociedad y refuerza los sistemas legales y de gobierno representativos y participativos, la tecnología blockchain tiene el potencial de mejorar la privacidad, la seguridad y la libertad de transmisión de datos – algo bien arriba en la lista de prioridades junto a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad–.