De Sen (encuentre el artículo original aquí)

Un cohete Falcon 9 de SpaceX falló minutos después del despegue el domingo, destruyendo en el proceso una cápsula Dragon cargada con suministros para la Estación Espacial Internacional.

Tras una cuenta regresiva sin problemas, el cohete despegó de la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral a las 10:21 a. m. (14:21 GMT) y se elevó por encima del Océano Atlántico en dirección hacia el espacio.

Pero los controladores en tierra de SpaceX perdieron contacto con el cohete dos minutos y 19 segundos más tarde, justo antes de que, según lo programado,  la primera etapa del cohete se separara y se pudiera hacer un intento de aterrizaje en una plataforma en el océano.

Ese no era su destino. El cohete explotó en el cielo, víctima de lo que parecía ser un tanque de oxígeno sobrepresurizado en su etapa superior, dijo el fundador y director ejecutivo de SpaceX, Elon Musk, más tarde en Twitter.

"Este fue un día difícil", dijo el administrador adjunto de la NASA Bill Gerstenmaier a los periodistas en una conferencia de prensa. "Hemos perdido una gran cantidad de equipos de investigación en este vuelo".

El accidente es el segundo consecutivo que se da en misiones de abastecimiento a la estación, que actualmente cuenta con suficientes alimentos y suministros a bordo para durar hasta octubre, según dijeron directores del programa a periodistas antes del lanzamiento.

Rusia perdió una nave de carga Progress en abril y planea repetir ese vuelo el viernes.

Una segunda empresa contratada por la NASA para reabastecer la estación tuvo un accidente de lanzamiento en octubre. Para reponer ese envío, la empresa Orbital ATK compró un viaje a bordo de un cohete de United Launch Alliance Atlas para enviar una cápsula Cygnus a la estación a finales de este año. Ahora la empresa está rediseñando su cohete Antares y planea regresar a los vuelos en 2016.

"Estamos decepcionados por la pérdida de la última misión de reabastecimiento SpaceX ", dijo el administrador de la NASA Charlie Bolden en un comunicado.

"Vamos a trabajar estrechamente con SpaceX para entender lo que pasó, arreglar el problema y volver al espacio", agregó.

Gwynne Shotwell, presidenta de SpaceX, dijo que espera que el Falcon 9 se mantenga en tierra por "algunos meses", mientras esté en marcha una investigación del accidente.

"Tenemos que encontrar la causa de la falla. Tenemos que arreglarla y por supueso vamos a regresar a los vuelos", dijo Shotwell.

Cómo el accidente impactará el ambicioso calendario de lanzamientos de SpaceX es aún desconocido. La compañía estaba haciendo su séptimo vuelo del año –superando su récord de seis vuelos en 2014– cuando se produjo el accidente. También ganó recientemente la certificación del Falcon 9 para transportar cargas útiles militares.

"SpaceX ha tenido un historial de éxito de lanzamientos sin precedentes y espero que esto no disuada a la Fuerza Aérea en la búsqueda de opciones de lanzamiento fiables y asequibles", escribió en un correo electrónico Eric Stallmer, presidente de la Federación de Vuelos Espaciales Comerciales.

 

Este artículo se reproduce con permiso de Sen. © Sen TV Limited 2015, todos los derechos reservados. Para más noticias y blogs sobre el espacio visite sen.com y siga a @sen en Twitter.