Un conjunto de piezas halladas en el sitio arqueológico de Sungir, ubicado a 200 kilómetros al este de Moscú, ofrece más información sobre cómo el Homo sapiens logró dominar materiales duros para transformarlos en herramientas útiles, hace aproximadamente 30.000 años.

Arqueólogos de la Universidad Estatal de Moscú-Lomonosov analizaron un total de 171 objetos de hueso y marfil, y hallaron que para el período paleolítico superior el hombre moderno ya manejaba diversas y complejas técnicas para procesar materiales duros, entre las que se incluyen la fractura transversal, el raspado y el corte.

Taisiya Soldatova, antropóloga de la Universidad Estatal de Moscú y autora principal de la investigación, dijo a Scientific American que los resultados del estudio no solo ayudan a entender mejor la vida cotidiana de los primeros hombres modernos, sino que también ofrecen una visión sobre las relaciones culturales entre esa zona de Rusia y lo que hoy es Europa.

“En algunas zonas de Francia, por ejemplo, se usaban técnicas similares a las halladas en Sungir para fabricar herramientas. Comparar estos objetos —el tipo de instrumentos, los materiales y cómo se fabricaron— nos ayuda a conocer el lugar que Sungir ocupaba como comunidad en la región”, concluye Soldatova.

El trabajo fue publicado en la Revista de la Sociedad Hugo Obermaier para la Investigación Cuaternaria y la Arqueología de la Edad de Piedra.

>>Haga clic en este enlace para ver la galería de fotos de los objetos hallados en Sungir, Rusia<<.