En las últimas 24 horas, el huracán Patricia, que se cierne sobre la costa oeste de México, se ha intensificado rápidamente para convertirse en la tormenta más fuerte jamás registrada en el hemisferio occidental. Hasta esta mañana, los datos recopilados por aviones de la Fuerza Aérea Estadounidense mostraban vientos (sostenidos durante un minuto) de 322 kilómetros por hora (200 millas por hora) y una presión en superficie que desciende ya a 880 milibares (normalmente, la presión al nivel del mar es de 1.013 milibares). Con estos números, Patricia ha roto los récords de huracanes anteriores: Wilma, en 2005, y Gilbert, en 1988.

El viernes por la mañana, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que los vientos de Patricia podrían elevarse a 330 kilómetros por hora (equivalente a 205 millas por hora) al momento de tocar las costas de México, lo que lo convertiría en la tormenta más rápida en tocar tierra registrada hasta el momento a nivel mundial. Cuando el “súper tifón” Haiyan golpeó a Filipinas en 2013, los vientos eran de 311 kilómetros por hora (195 millas por hora).

En contraste, el registro de presión más baja (la verdadera medida de intensidad) que se obtuvo para Katrina, en su momento más intenso en el Golfo de México antes de desvanecerse en Nueva Orleans, era de 902 milibares. El punto más bajo para Sandy, que aplastó la ciudad de Nueva York y al estado de New Jersey, fue de 940. Vale la pena acotar que las lecturas de puntos máximos ocurren a menudo cuando las tormentas aún están en el mar, y que con frecuencia disminuyen antes de tocar tierra, aunque podría no ser ese el caso con Patricia. Los vientos máximos de Katrina cuando cruzó la costa del Golfo de México eran de 201 kilómetros por hora (125 millas por hora), y cuando Sandy llegó a Nueva York los vientos alcanzaron una velocidad máxima de 151 kilómetros por hora (94 millas por hora).

Estos, entonces, son los números para los huracanes más fuertes y terribles del hemisferio occidental:

Patricia (2015): Velocidad máxima del viento de 322 kilómetros por hora; presión atmosférica más baja: 880 milibares. Está amenazando la costa oeste de México.

Wilma (2005): Velocidad máxima del viento de 298 kilómetros por hora; presión atmosférica más baja: 882 milibares. Golpeó la Península de Yucatán y el estado de Florida.

Gilbert (1988): Velocidad máxima del viento de 298 kilómetros por hora; presión atmosférica más baja: 888 milibares. Azotó el Caribe, la Península de Yucatán y Texas.

Katrina (2005): Velocidad máxima del viento de 282 kilómetros por hora; presión atmosférica más baja: 902 milibares. Golpeó la costa del Golfo de Estados Unidos, en especial Nueva Orleans.

Sandy (2012): Velocidad máxima de 185 kilómetros por hora; presión atmosférica más baja: 940 milibares. Golpeó a la costa este de los Estados Unidos.