Los perezosos de tres dedos Bradypus variegatus son los mamíferos mas lentos del planeta; esa es la conclusión a la que la que ha llegado un grupo de científicos que lleva 15 años estudiando estos animales que basan su alimentación en hojas.

Cuando se trata del ahorro de energía, el perezoso de tres dedos es el líder indiscutible; ni los osos panda, ni los koalas, ni las zarigüeyas le ganan, dice el estudio realizado por Jonathan Pauli y Zachariah Peery, de la Universidad de Wisconsin–Madison.

“Esperábamos que iban a tener tasas metabólicas muy bajas, pero nos encontramos con que los perezosos de tres dedos realmente tienen unas necesidades energéticas tremendamente bajas, mucho mas bajas que las de sus primos los perezosos de dos dedos y de cualquier otro mamífero estudiado,” dice Pauli. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos midieron las tasas metabólicas de 22 perezosos en Costa Rica y las compararon con mediciones realizadas en previos estudios a 19 especies de folívoros*.

Por ejemplo, con una tasa metabólica de campo de 162 kilojulios (kJ) por día por cada kilo, los perezosos de tres dedos mostraron tener unas necesidades energéticas inferiores al género de los Phascolarctos, al que pertenecen los koalas, que consumen 410kJ/día/kg o al de los Alouatta, los monos aulladores, que consumen 583 kJ/día/kg.

Los pandas gigantes son los únicos que le pisan los talones a los perezosos de tres dedos en la carrera de la lentitud – consumen 185kJ/día/kg–.

El estudio,  publicado en la edición de agosto de The American Naturalist, concluye que hay un conjunto de adaptaciones de comportamiento, fisiológicas y anatómicas que permiten a los perezosos llevar vidas con mínimo gasto de energía en los densos follajes de las selvas de Centro y Suramérica, pero entre todas, dos aspectos destacan.

El primero es la parsimonia con la que viven, lo que indica que la pereza no es tanto un pecado capital, sino un proceso adaptativo. “Los perezosos de tres dedos tienen un hábitat personal muy reducido. Se pasan la mayor parte del tiempo en la cima de los árboles, comiendo o descansando o durmiendo. Hay aspectos de su comportamiento que reducen la cantidad de energía que necesitan”, dice Pauli.

El segundo es la capacidad de estos apacibles animales de controlar su termostato interno para ajustar su temperatura corporal. “Son un poco heterotérmicos, lo que les permite fluctuar su temperatura corporal unos 5 grados Celsius en línea con la temperatura exterior. Al relajar el nivel de su temperatura corporal consiguen unos ahorros de energía muy grandes”, explica Pauli.

Los perezosos de dos dedos – que se separaron de los de tres dedos en el árbol filogenético hace unos 20 millones de años – no son tan eficientes a la hora de adaptar su temperatura corporal y tienen estilos de vida más activos porque se alimentan de una mayor variedad de árboles, e incluso a veces ingieren pequeños mamíferos.

Ambas especies fascinan a Pauli, que se especializa en ecología de los mamíferos y conservación, y trabaja en un área que esta a unos 85 km al noreste de San José, la capital de Costa Rica.

 

*(2/8/16) Nota del editor: Se agregó la cantidad exacta de especies que se analizaron en el estudio.