El consumo de marihuana, que se obtiene de la planta de cannabis y que produce relajación, dificultades en la memoria inmediata, falta de concentración, entre otros efectos, tiene diferentes grados de aceptación en América Latina. A lo largo del siglo XX, su consumo estuvo asociado al delito, pero durante la última década hay más organizaciones sociales y medidas gubernamentales que plantean un cambio de paradigma.

Ahora, una nueva encuesta revela que en Chile, Colombia, Uruguay y México, el porcentaje de la población a favor de legalización del consumo de marihuana supera al 40%. Mientras que en los países de la región con menor índice de desarrollo humano, como El Salvador y Bolivia, la adhesión no supera el 10%.

La encuesta fue realizada por la Universidad Andrés Bello de Chile y la Universidad de Londres, en Inglaterra, y fue publicada en la revista especializada International Journal of Drug Policy. “Hasta ahora, la literatura científica mostraba que América Latina tenía una postura homogénea con respecto a la despenalización”, dice a Scientific American el sociólogo chileno Andrés Mendiburo-Seguel, autor principal del trabajo. “Nuestro trabajo demuestra que hay diferencias de opiniones que podrían influir en las futuras políticas públicas que se adopten en la región”, advirtió.

La encuesta se hizo en nueve países de América Latina: Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, México, Perú, Costa Rica, Colombia y El Salvador. Todos esos países han sancionado leyes que consideran a la producción y a la distribución de drogas como un delito. Pero la situación legal del consumo varía. En Bolivia, Colombia y El Salvador, consumir marihuana es aún un delito penal. En la Argentina, hubo un fallo de la Corte Suprema de Justicia que dictaminó en 2009 que el castigo por tenencia de marihuana sin ostentación a terceros era inconstitucional.

En México, se despenalizó el consumo de pequeñas cantidades. En Uruguay, el consumo personal nunca fue un delito, pero en 2013 el Congreso sancionó una ley que permite la producción y la venta de marihuana regulada por el Estado. “Ya se han registrado 5.864 personas que cultivan el cannabis, y 33 clubes, con hasta 45 miembros, que se dedican también al cultivo, procesamiento y distribución. No se puede hacer publicidad del producto. En los próximos meses, se hará la venta en farmacias. De esta manera, se privilegia el apoyo sanitario y social a las personas con consumos problemáticos y se evita el tráfico ilegal de droga”, dice a Scientific American Héctor Suárez, responsable del Observatorio Uruguayo de Drogas.

En Chile, la despenalización del consumo para uso recreativo está en debate a partir de proyectos de ley, aunque desde 2014 se autorizó un proyecto piloto de cultivo y distribución de marihuana con fines medicinales. En Colombia, se sancionó una ley en diciembre pasado que habilita el uso medicinal. En Perú, se autorizan hasta 8 gramos de marihuana para consumo personal. En Costa Rica el consumo y la posesión de drogas para consumo personal no son considerados delito, pero aún no está claro si se acepta también el cultivo para uso personal.

A través de la encuesta a 8.952 adultos de grandes ciudades, ahora se sabe que hay más aceptación del consumo recreacional de marihuana en Uruguay (68%), México (57%) y Costa Rica (55%). En cambio, los tres países con menos apoyo a ese tipo de consumo son Perú (44 %), El Salvador (31%) y Bolivia (30%). En todos los países, la aceptación del uso medicinal de la marihuana, ya sea para tratar el dolor o la epilepsia, es mayor que para el consumo recreacional.

También se preguntó por la percepción del riesgo. En promedio, la mayoría de la población considera que el tabaco y el alcohol son más dañinos que la marihuana, excepto en Bolivia, El Salvador, y Perú. “La apreciación general es correcta en base a estudios realizados en el Reino Unido. Si bien no es inocua, la marihuana produce menor daño a la salud e implica un menor riesgo de dependencia que el tabaco, el alcohol, los fármacos como las benzodiacepinas (que se recetan como sedantes), la cocaína, y la heroína”, comentó Enzo Tagliazucchi, investigador en adicciones en el Instituto de Neurociencias de Holanda.

Para los investigadores que hicieron la encuesta, “hay una correlación entre los países con mayor desacuerdo con la legalización del consumo de marihuana y el nivel de desarrollo humano. Los más conservadores, como Bolivia, Perú y El Salvador, tienen un menor nivel de desarrollo. También son países en los que el tráfico ilegal de drogas es un gran problema. Los más liberales, como Uruguay y Chile, alcanzaron un mejor nivel”.

No obstante, esa no es la única interpretación posible. Según Ricardo Pautassi, investigador en farmacología comportamental de drogas de abuso del Instituto de Investigaciones Médicas Mercedes y Martín Ferreyra y del Conicet, en Córdoba, Argentina, y que no participó en la encuesta, “las diferencias entre las opiniones de los entrevistados están en función con las políticas públicas que se están llevando a cabo en sus países. El índice de desarrollo humano tiene cierta correlación con el ingreso, que promueve el acceso al consumo de la marihuana. A su vez, tiende a facilitar opiniones positivas hacia la legalización para uso recreativo y terapéutico”.