El barco de exploración de la NOAA Okeanos Explorer está trabajando de nuevo en el archipiélago de Hawái y en la primera inmersión de la temporada, se encontró con un lindo pulpo de aguas profundas, completamente nuevo para la ciencia.

Por razones obvias, ya ha habido muchas sugerencias de que la nueva criatura debe ser bautizada Gasparín (Casper, en inglés). Hallado a más de 4.000 metros de profundidad (13.120 pies) al noreste de la isla Necker, el pequeño pulpo estaba solo, sentado en una roca plana a 4.290 metros.

Según Michael Vecchione, del Servicio Nacional Marino de Pesquerías y el Laboratorio Nacional de Sistemática de la NOAA, a diferencia de  los dumbo, unos ya conocidos y también adorables pulpos de aguas profundas que se han registrado a profundidades mayores de 5.000 metros, este nuevo pulpo no tiene aletas a los lados de su cuerpo ni proyecciones llamadas cirros asociados con sus ventosas (puede ver ambas aletas y cirros en este vídeo de un pulpo dumbo de la expedición del Okeanos Explorer en Puerto Rico el pasado otoño). Se parece mucho más a los pulpos que conocemos de aguas menos profundas. Sin embargo, ninguno de esos se ha registrado jamás a más de 4.000 metros de profundidad.

A diferencia de la mayoría de los cefalópodos, que son bien conocidos por sus increíbles poderes de disfraz gracias a sus cromatóforos que cambian de color, este pequeño pulpo parece carecer de cualquiera de las células pigmentarias y parece mucho menos corpulento que sus musculosos parientes de aguas poco profundas. La especie, además de probablemente no haber sido descrita, puede incluso pertenecer a un género, el rango anterior a la especie, completamente nuevo.

El explorador Okeanos  seguirá sondeando las aguas del Monumento Nacional Marino Papahanaumokuakea hasta el 18 de marzo. Puede ver aquí en directo sus aventuras en alta mar.