De Sen (encuentre el artículo original aquí)

El descubrimiento de las piezas básicas para ‘construir vida’ en una joven estrella muestra que las condiciones que crean moléculas orgánicas pueden encontrarse a lo largo de todo el cosmos, dicen los científicos.
 
Los astrónomos detectaron la presencia de dos moléculas en el disco alrededor de la estrella MWC 480, en una región que se considera similar al cinturón de Kuiper alrededor de nuestra propia estrella. En nuestro sistema solar, el cinturón de Kuiper es una colección de objetos helados que incluye a los cometas, los cuales residen más allá de la órbita de Neptuno.

"En nuestro sistema solar, las moléculas orgánicas complejas son comunes en muchos planetas, lunas, cometas y asteroides. Para este estudio, los cometas son el punto de comparación más relevante(…) ellos preservan un registro de cómo era químicamente el joven sistema solar  y deben tener una composición química similar a la del disco de MWC 480 que es comparable químicamente con nuestro sistema solar", dijo a Sen Karin Öberg, autora principal de la investigación, en un correo electrónico.
 
"Ahora tenemos aún mejor evidencia de que esta misma química existe en otros lugares del universo, en las regiones que podrían formar sistemas solares no muy diferentes al nuestro", dijo Öberg, profesora adjunta de astronomía en el Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica, en un comunicado.
 
MWC 480 es tan joven que el observatorio que encontró las moléculas no ha sido capaz de detectar un planeta o protoplaneta allí todavía. En el disco, científicos utilizando el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) encontraron una molécula orgánica a base de carbono llamado cianuro de metilo, así como una versión más simple de la misma llamada ácido cianhídrico.  
 
La estrella se ha formado a partir de una nube interestelar de gas y polvo, que los astrónomos saben que son ricos en elementos orgánicos. Los cianuros son abundantes en las nubes y se consideran interesantes debido a que tienen enlaces de carbono y nitrógeno. Estos enlaces  forman las bases de los aminoácidos, las proteínas y la vida.
 
Pero el descubrimiento de cianuros en MWC 480 fue notable porque el entorno de una estrella joven es mucho más hostil que el de una nube interestelar.
 
Debido a que el ambiente de radiación alrededor de una estrella es intensa, y los choques son comunes, no estaba claro si los enlaces químicos podrían sobrevivir.
 
Sin embargo, ALMA halló más de estas moléculas en esta zona que en las nubes interestelares, demostrando que estos discos son capaces de formar estas moléculas con bastante rapidez.
 
Con forme los telescopios se vuelvan más sensibles, los astrónomos tienen la esperanza de que algún día puedan detectar sustancias orgánicas en planetas fuera de nuestro sistema solar. Sin embargo, Öberg explicó a Sen: "Va a ser difícil buscar moléculas complejas en sistemas más evolucionados ya que el gas que se sublima de escombros en los análogos del cinturón de Kuiper se encuentran sin protección del campo de radiación estelar y así, rápidamente se disocian”.
"En este caso se trató de una sola molécula en un solo sistema, en un próximo  estudio más sistemático exploraremos alrededor de qué tipo de estrellas, qué tipo de moléculas complejas son comunes", agregó.
Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista Nature.

- Ver más en: http://sen.com/news/life-s-building-blocks-found-in-young-star-s-disc#sthash.95DNqsRm.dpuf


Este artículo se reproduce con permiso de Sen. © Sen TV Limited 2015, todos los derechos reservados. Para más noticias y blogs sobre el espacio visite sen.com y siga a @sen en Twitter.