Un nuevo estudio aporta evidencias que sugieren que ya había humanos viviendo en el lejano sur del continente americano hace unos 18.000 años.

La investigación liderada por Tom Dillehay, investigador de la Universidad Austral de Chile y la Universidad de Vanderbilt, presenta evidencias de presencia humana en lo que hoy es el sur de Chile en un rango que va desde hace 14.500 años hasta los 18.500 años.

Específicamente, los investigadores estudiaron el yacimiento arqueológico de Monte Verde. Ubicado en una región que cuenta con una comunicación relativamente fácil con la Patagonia de Argentina, se cree que Monte Verde habría sido un lugar de paso, habitado por cortos períodos, seguramente asociado a partidas de caza y recolección.

Muestra de ello es que en el sitio se descubrieron herramientas de piedra y otros materiales que no son de la región, sino del otro lado de la Cordillera de los Andes, lo que respalda la idea de que se trataba de poblaciones altamente móviles, y que habitaban diversos ecosistemas dependiendo del momento del año en que resultasen más habitables, según concluyen los autores en el estudio.

Con técnicas de datación de radiocarbono y luminiscencia estimulada ópticamente, un método que se vale de los electrones atrapados en los cristales de ciertos tipos de rocas, como las que se usaron para hacer las herramientas halladas, los científicos han fechado la presencia de humanos en la región en el rango de hace 14.500 a 18.500 años, tal como lo informan en su reporte publicado en noviembre en PLoS ONE.

Una muy pequeña cuña de basalto tallado. El basalto es un material común en Monte Verde. Esta herramienta, también descubierta en el yacimiento MVI, fue confeccionada  hace unos 15.000 a 16.000 años. Probablemente fue utilizada para tallar madera./ Cortesía de Tom Dillehay

¿Cuándo llegó el ser humano a América?

El hallazgo vuelve a abrir el antiguo debate en torno a cuándo se dio el poblamiento humano de América, aunque en los últimos años ha ido creciendo un consenso entre los científicos que apunta a una llegada hace más de 15.000 años.

Durante la expansión humana por todo el mundo partiendo desde África, América estaba demasiado aislada como para que cualquier tipo de animal terrestre pudiese llegar desde otras partes del mundo. Solo durante las llamadas Eras de Hielo estuvo conectada a su vecina Asia. En esos tiempos el nivel del mar bajó decenas de metros, por la acumulación de agua en los continentes en forma de glaciares. Esto dejó al descubierto una inmensa extensión de tierra de lo que hoy es el fondo del Mar de Bering.

Este puente de miles de kilómetros cuadrados permitió la entrada de gran cantidad de especies animales a América, incluido el ser humano. El llamado Puente de Beringia se formó dos veces: existió hace unos 40.000 años, pero solo durante unos 4.000 años, y luego volvió a emerger hace unos 25.000 años, y permaneció hasta hace unos 10.000 años.

 ¿Pero cuándo decidió el hombre cruzar el Puente de Beringia? Diversos yacimientos de América del Norte presentan una antigüedad que ronda los 14.000 años de máximo, lo que llevó a pensar que los humanos habrían entrado poco antes de la desaparición de esa franja de territorio emergido. Pero desde hace un tiempo se están obteniendo dataciones de yacimientos del remoto sur del continente con esa misma antigüedad, o más. Lo que permitiría pensar en una entrada anterior, cercana a los primeros tiempos de la segunda formación del puente.

Los autores del estudio publicado en PLoS ONE dicen que sus datos sugieren que podríamos haber encontrado con humanos en América mucho antes de 15.000 años atrás.

 Además, está la evidencia genética. “Los genetistas que estudian América dicen que se requieren al menos 20.000 años para explicar la diversidad genética que se ve entre la población americana indígena”, dice Tom Dillehay. “Si hay gente en Monte Verde cerca de 18.000 a 19.000 años atrás, entonces es muy probable que hubiese gente en el norte de América por lo menos unos 20.000 años atrás”.

“Podemos ver sitios en el norte con fechas de hace entre 14.500 y 16.000 años, como Gault y Friedkin en Texas; Cactus Hill en Virginia; o Paisley Cave en Oregon”, agrega Dillehay. “Pero no tenemos nada muy sólido más allá de hace 16.000 años. En Suramérica hay algunas posibilidades de sitios de 19.000 a 22.000 años de antigüedad en Brasil”. 

Similar es la opinión de José Luis Lanata,  investigador del Conicet y director del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio de Argentina, que no formó parte del estudio. “Con una datación cercana a los 18.000 años en Monte Verde, toma sentido lo que está sucediendo en Pedra Furada, Brasil, con dataciones similares, o con Arroyo Seco, provincia de Buenos Aires, Argentina, o Tres Arroyos en Tierra del Fuego”, dice.

También está la pregunta de cuál fue la ruta de poblamiento del sur del continente. Monte Verde es un yacimiento cercano a la costa del Pacífico del actual Chile, y a la vez está cerca de pasos de montaña hacia la Patagonia argentina que son más transitables que los pasos del norte de Chile y Argentina que se utilizan hoy en día.

“Trabajos recientes están demostrando que hay una importante entrada de poblaciones en el norte de Patagonia que vienen del Pacífico”, dice Lanata. “Tampoco nos olvidemos que del otro lado de la cordillera de los Andes hay sitios de 13.000 a 14.000 años de antigüedad, y una extinción abrupta de la megafauna patagónica hace 18.000 años , que puede estar relacionada con la llegada de los humanos”.

“No sabemos todavía cómo fue el poblamiento de América, pero estoy convencido que hubo varias rutas para poblar América, pero lo más probable, por el momento, es por la costa”, concluye Tom Dillehay.