Por más de medio siglo, la Fundación Charles Darwin (FCD) ha sustentado a una próspera estación de investigación en las Islas Galápagos, en Ecuador. Los científicos de la estación han ayudado a recuperar del borde de la extinción a la icónica tortuga gigante de Galápagos y  han colaborado en la erradicación de especies invasoras como las cabras de Isla Isabela, la más grande del archipiélago.

Pero ahora este legado se ve seriamente amenazado por una disputa con el gobierno local, que incluso podría desembocar en el cierre de la estación científica Charles Darwin. El pasado mes de julio, las autoridades de la isla de Santa Cruz ordenaron a la estación científica cerrar su tienda de regalos en la ciudad de Puerto Ayora, alegando quejas de los restauradores y comerciantes locales que afirmaban que la lucrativa tienda alejaba a potenciales clientes de sus negocios.

Según la propia Fundación Charles Darwin, el cierre de la tienda ha supuesto pérdidas de  $8.000 semanales, que alcanzarían a más de $200.000 si la tienda permanece cerrada el resto del año.

“El cierre de la tienda ha arruinado nuestro presupuesto de 2014. No recibimos ninguna dotación y no tenemos fondos de reserva. El cierre de la estación es una posibilidad muy realista en este momento”, afirmó el presidente de la Fundación Charles Darwin, Dennis Geist, vulcanólogo que realiza estudios en el archipiélago desde hace más de 30 años.

El pasado 24 de noviembre, el organismo rector de la FCD se reunió en Quito. Sus miembros con derecho a voto –que incluyen a empleados del gobierno de Ecuador– acordaron formar un grupo de trabajo "para asegurar estratégicamente el funcionamiento de la estación de investigación".

Sin embargo, los problemas financieros ya están afectando a las operaciones en la estación, que emplea a unas 65 personas y trabaja con más de 100 colaboradores científicos internacionales.

“Aunque la tienda de recuerdos solo representa el 10% de los ingresos de la fundación, su cierre ha tenido varios efectos en cascada. Actualmente ya hemos perdido la importante donación de un posible mecenas, que comentó que no nos apoyaría con su donación si el gobierno de Ecuador no nos apoyaba con la tienda.  Llevamos  casi tres meses de retraso en el pago de salarios, los proyectos no están funcionando, y un miembro del personal ya ha dejado su trabajo”, aseguró el director ejecutivo de la FCD, Swen Lorenz.

Alex Hearn, director de conservación en la Turtle Island Restoration Network, un grupo de defensa ambiental basado en Olema (California), dijo que el cierre de la estación Darwin sería un golpe muy duro. “Prácticamente  todos los científicos que han trabajado en las Galápagos han tratado directa o indirectamente con la FCD”, comentó Hearn, quien coordinó los proyectos de investigación pesquera en la estación durante el periodo 2002-2008.

Hearn, que sigue trabajando en estrecho contacto con los científicos de la estación que realizan investigaciones en tiburones y pesquerías, afirmó: “no tengo que coger un avión e ir a las Galápagos cuando necesito datos. Sé que la investigación se puede hacer allí, y que se puede hacer muy bien”.  

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado primero el 25 de noviembre de 2014.