Las preocupaciones que desde hace tiempo rondan sobre los efectos ambientales de la extracción de oro en la amazonia peruana llegaron a un punto álgido la semana pasada. El Gobierno de Perú declaró el 23 de mayo una emergencia de salud pública de 60 días, en un intento por abordar el problema de la contaminación por mercurio causado por la extracción no regulada de oro a lo largo del río Madre de Dios.

Los trabajadores de atención de la salud y de emergencias comenzarán esta semana a proporcionar ayuda médica y alimentaria a los 25 pueblos afectados, después de que una serie de estudios mostraran altos niveles de mercurio en personas, peces y sedimentos en la región de Madre de Dios. El gobierno calcula que unas 48.000 personas en unos 85.301 kilómetros cuadrados se han visto afectadas.

"Ahora sabemos con certeza cuál es la fuente de la exposición", dice Percy Minaya, viceministro de Salud de Perú. "No vamos a resolver esto en dos meses, o incluso en un año, pero el Ministerio de Salud tiene que empezar". Los síntomas de envenenamiento por mercurio incluyen vómitos y diarrea. Los casos extremos pueden conducir a daño cerebral o de los riñones.

La región de Madre de Dios tiene una larga historia de extracción de oro aluvial a pequeña escala, pero el aumento de los precios internacionales del oro en la última década ha traído un auge en la actividad. El Instituto Nacional del Perú de Estadística e Informática en Lima informó el 23 de mayo que la producción de oro de marzo en Madre de Dios fue de 1.583 kilos, un 28% más respecto al mismo mes del año pasado.

Los mineros de la región extraen el oro mediante el baldeo de sedimentos para separar la arena que contiene oro, que luego mezclan con mercurio para formar una masa amalgamada de metal. Al calentar la masa el mercurio se vaporiza, dejando atrás oro puro. El proceso envía cada año un estimado de 30 a 40 toneladas de mercurio a ríos, donde las bacterias convierten el metal en metilmercurio. El metilmercurio se acumula en los peces, que son una fuente importante de alimento para la gente de la región de Madre de Dios.

Carga corporal

Quizás como era de esperar, investigadores de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, hallaron altos niveles de mercurio (por encima del máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud) en el 40% de las muestras de cabello de residentes de Madre de Dios que analizaron. El equipo de Duke ha examinado cerca de 800 personas que viven a lo largo de una carretera importante en la región, 100 personas que viven al lado del río y 2.000 que residen en la reserva indígena Amarakaeri.

Algunas comunidades de la región están más cerca de las actividades de extracción de oro que otras, pero la tasa de exposición del 40% se mantuvo a lo largo de la carretera, río y reserva, dice William Pan, líder del estudio y epidemiólogo de la Iniciativa de Salud Global de Duke.

La presencia de mercurio en el cabello humano generalmente indica que una persona ha estado expuesta al metal a través de una fuente alimenticia. Pan dice que los estudios de Duke en Madre de Dios muestran una fuerte correlación entre la exposición humana al mercurio y el consumo de pescado. Desde 2009, los estudios realizados por el grupo de Pan, y por el ecólogo tropical Luis Fernández de la Institución Carnegie para la Ciencia de la Universidad de Stanford en California, han encontrado altos niveles de mercurio en algunas especies de peces, particularmente bagres grandes y peces que se alimentan de otros peces.

El Gobierno de Perú utilizó el último estudio del equipo de Duke para determinar qué comunidades ribereñas debían recibir la ayuda de emergencia. Las autoridades están tratando de ayudar a los residentes afectados a reemplazar en sus dietas el pescado de alto riesgo con otras fuentes de proteínas. Durante el período de emergencia, el gobierno va a dar comida, incluyendo pescado de mar en conserva, y multi-vitaminas para combatir la anemia, a aproximadamente 15.000 de las 48.000 personas afectadas.

Vías de exposición

Pan dice que estos pasos deben reducir la carga corporal de mercurio en las personas que también disminuyan su consumo de pescado contaminado, ya que la principal vía de exposición al mercurio en la región parece ser a través de los alimentos.

El gobierno también está considerando si su ayuda alimentaria debería incluir el suministro del cereal quinua. Datos preliminares de las encuestas en los hogares realizadas por Duke en la región de Madre de Dios muestran una correlación entre el consumo de quinua y bajos niveles de mercurio.

Minaya dice que el plan a largo plazo del gobierno también incluye ayudar a las comunidades a establecer piscifactorías. Sin embargo, el período de emergencia de 60 días está fijado que finalice unos días antes de que un nuevo presidente –que será elegido el 5 de junio– asuma el cargo el 28 de julio. Pero Minaya confía en que la próxima administración continuará monitoreando y abordando el problema de la contaminación por mercurio, a pesar de la oposición de los funcionarios del gobierno regional y local.

Ellos han criticado el decreto de emergencia, argumentando que la relación entre los niveles altos de mercurio en las personas y el consumo de pescado en la región de Madre de Dios no ha sido probada. Estos funcionarios también están preocupados de que la decisión del gobierno de declarar una emergencia de salud pública podría perjudicar el turismo en el cercano Parque Nacional del Manu y la Reserva Nacional de Tambopata.

Debido a la creciente preocupación por la exposición al mercurio, Fernández lidera un proyecto de la Universidad Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte, para estudiar los efectos del metal en la salud humana y el medio ambiente en la región del Amazonas. Como director del Centro para la Innovación Científica Amazónica en Wake Forest, Fernández dirigirá un equipo de investigadores estadounidenses que están colaborando con colegas en el Instituto de Investigación del Amazonas peruano y la Universidad Nacional Amazónica de Madre de Dios.

Este artículo se reproduce con el permiso y se publicó por primera vez el 1 de junio de 2016.