AlphaGo, un programa de ordenador para jugar al Go desarrollado por Google DeepMind –la división de inteligencia artificial (IA) de Google– ha vencido a Fan Hui, tres veces campeón profesional de este juego oriental en la competición europea. El programa ganó en un torneo de cinco juegos al jugador chino nacionalizado francés, según informa esta semana la revista Nature. Es la primera vez que una máquina derrota a un humano en el Go.

En el juego de Go, que se originó en la antigua China hace más de 3.000 años, dos jugadores colocan alternativamente piezas en blanco y negro sobre una cuadrícula con el objetivo de ocupar más territorio que su oponente al final de la partida. Los programas de ordenador de Go más exitosos hasta ahora jugaban solo a nivel de aficionados y no habían sido nunca sido capaces de derrotar a un jugador profesional.

David Silver, Aja Huang y Demis Hassabis y sus colegas de la división de IA de Google han desarrollado este programa que utiliza ‘redes de valor’ para evaluar las posiciones de mesa y ‘redes políticas’ para seleccionar movimientos.

Estas redes neuronales profundas son entrenadas mediante una combinación de aprendizaje supervisado por expertos humanos en juegos y refuerzo de aprendizaje de las partidas que el programa juega contra sí mismo.

Siguiente reto, batir al campeón mundial humano

AlphaGo logró un porcentaje de éxito del 99,8% frente a otros programas de Go. Esta es la primera vez que un programa de ordenador ha derrotado a un jugador profesional en este juego, una hazaña que anteriormente se consideraba a una década de distancia.

El próximo reto de AlphaGo será competir en marzo en Seúl contra Lee Sedol, reconocido como el mejor  jugador de Go del mundo en la última década.

El presidente de la Asociación de Go Británica, Jon Diamond, uno de los pioneros en desarrollo de programas de ordenador de Go, declaró tras la competición: “Después de la partida de ajedrez entre Gary Kasparov y el ordenador Deep Blue de IBM en 1996, la meta de algunos investigadores de IA para vencer a los mejores jugadores de Go humanos ha sido un desafío excepcional, ya que la complejidad de Go supera al ajedrez, tanto en número de movimientos como en la planificación de la partida”.