Fobos es una luna cubierta por canales. El diminuto satélite natural de Marte, que apenas alcanza 20 kilómetros de ancho y tiene forma de papa, ostenta en toda su superficie un llamativo patrón de incisiones paralelas. Esa textura es claramente visible en la fotografía inferior, tomada por la sonda Mars Reconnaisance Orbiter en 2008; y aunque las líneas podrían aparecer como relacionadas con el amplio cráter de impacto Stickney, a la derecha, es muy probable que no lo estén.

¿Cómo entonces se formaron esas ranuras?

Un nuevo estudio sugiere que la respuesta está en la órbita y composición de Fobos. El satélite da vueltas en torno a Marte a la notablemente baja altura de 6.000 kilómetros, dándole una vuelta al Planeta Rojo cada 7 horas y 40 minutos. Esa órbita, cuyo período de rotación es más corto que el del mismo Marte, coloca a Fobos en medio de una lenta pero inexorable trayectoria mortal, acercándolo a su planeta madre a una razón de 2 metros cada año. Esto, por culpa de un proceso llamado desaceleración de la marea gravitacional.

Fobos (Crédito: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona)

Eventualmente, dentro de 30 a 50 millones de años, las mareas gravitacionales desintegrarán a Fobos. Pero tal parece que las hendeduras en la superficie de la pequeña luna podrían ser un precursor directo de esa eventual destrucción.

La causa exacta de las extrañas características de esa superficie ha sido debatida desde hace algún tiempo. Cuando las rayas fueron observadas por las misiones Viking, a finales de la década de 1970, se sugirió que serían el resultado de mareas gravitacionales. Pero si Fobos era un objeto mayormente sólido y denso, esa explicación era poco plausible.

Fobos (Crédito: NASA/JPL/Viking 1)

No obstante, ahora se piensa que la estructura de Fobos podría ser más como un grupo de rocas sueltas (como se ve en algunos tipos de asteroide) recubiertas por una ‘piel’ de material polvoriento y adhesivo de unos 100 metros de grueso. El tire y afloje de las fuerzas gravitacionales podría estar deformando esta piel. La dirección de las estrías parece concordar con las expectativas de los modelos acerca de cómo se estarían manifestando las fuerzas de la atracción gravitatoria.

En otras palabras, Fobos podría estar mostrando las cicatrices de lo que acabará matándolo. Es un retrato prematuro de su muerte anunciada.

-

Dr. Caleb A. Scharf es director del Centro de Astrobiología Multidisciplinaria de la Universidad de Columbia. Ha trabajado en los campos de la cosmología de observación, astronomía de rayos-X, y más recientemente, en ciencias exoplanetarias. Sus libros incluyen Gravity's Engines (2012) y The Copernicus Complex (2014) (ambos de Scientific American / Farrar, Straus and Giroux.) Sígalo en Twitter @caleb_scharf