Las enfermedades infecciosas frecuentes pueden tener síntomas más allá de los propios de la patología. Según un reciente estudio, también pueden reducir las capacidades cognitivas de la persona afectada.

Investigadores de las universidades de Aarhus y de Copenhague evaluaron las capacidades cognitivas de unos 160.000 hombres entre 2006 y 2012 mediante un test de inteligencia estándar. Los probandos que habían estado hospitalizados en más de una ocasión por una infección grave presentaban un deterioro notable en los resultados de las pruebas.

"Nuestra investigación muestra una correlación entre la hospitalización por infección y el deterioro cognitivo. Las personas que han sido hospitalizadas cinco o más veces por infección presentan un cociente de inteligencia inferior a la media. El estudio muestra una relación entre el número y la gravedad de las infecciones", explica Michael Eriksen Benrós, de la Universidad de Copenhague y autor principal del estudio.

Y continúa: "Las infecciones en el cerebro son las que más afectan la capacidad cognitiva, pero muchos otros tipos de enfermedades infecciosas suficientemente graves como para requerir hospitalización pueden alterar la capacidad cognitiva de un paciente".

Los resultados del estudio a partir del test de inteligencia sugieren que el sistema inmunitario puede afectar el cerebro de tal manera que las habilidades cognitivas de la persona queden alteradas muchos años después de que la infección se haya curado.

Participación del sistema inmunitario 

Para el estudio se contó con la participación de un total de 161.696 varones nacidos entre 1974 y 1994, a quienes se evaluó el cociente de inteligencia a lo largo de seis años a partir del test de inteligencia. Un 35 por ciento de estos individuos fueron hospitalizados a causa de una infección antes de realizar el test.

Según se constató, la alteración cognitiva se daba en diferentes tipos de enfermedades infecciosas, lo que sugiere que la respuesta del sistema inmunitario a las infecciones puede afectar el cerebro y, con ello, la capacidad cognitiva de la persona. "El cerebro se ve afectado por todo tipo de infecciones, por esta razón es importante realizar más investigaciones sobre los mecanismos que subyacen a la conexión entre el sistema inmunitario y la salud mental", indica Eriksen Benrós. 

Los investigadores esperan que estos resultados contribuyan a los estudios futuros sobre la posible participación del sistema inmunitario en el desarrollo de enfermedades psiquiátricas y cómo funciona esta correlación. Por ejemplo, si los pacientes con una capacidad cognitiva reducida presentan una predisposición genética a sufrir infecciones.

 

Lea más en Spektrum

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado primero en  Investigación y Ciencia.