Las metáforas de guerra abundan en las informaciones sobre el cáncer. Con frecuencia se utilizan expresiones como “luchar contra el cáncer” para motivar a las personas a prevenir esta enfermedad.

No obstante, tales figuras metafóricas pueden influir de forma negativa en la comprensión y la respuesta de las personas a las patologías cancerosas. Según un reciente estudio, disminuyen la disposición de quien las lee a emprender conductas preventivas que requieren autocontrol.
Los investigadores David Hauser y Nobert Schwarz, de las universidades de Michigan y California del Sur, respectivamente, solicitaron a una serie de probandos que leyeran informaciones sobre el cáncer en las que aparecían diferentes metáforas.

Según observaron, aquellos contenidos con expresiones que describían el cáncer como un “enemigo” contra el que había que “luchar” mostraron una menor motivación para llevar a cabo conductas de prevención contra la enfermedad en comparación con los que no las habían leído.  

”Escuchar expresiones metafóricas es suficiente para cambiar la manera en que pensamos acerca de un concepto”, explica Hauser, investigador principal del estudio. “Cuando oímos la frase ‘ganar la batalla contra el cáncer’, nos obliga a pensar en el cáncer como si fuese un enemigo con el que estamos en guerra”.

Según los autores, estas metáforas enfatizan el poder y la necesidad de tomar acciones agresivas; sin embargo, la mayoría de las conductas de prevención del cáncer, como reducir el consumo de alcohol, evitar el exceso de sal y dejar de fumar, implican limitaciones y restricciones. Ninguno de ellos encaja con las metáforas bélicas que fomentan el poder y la agresión.

"Las metáforas que se refieren al cáncer como un enemigo restan importancia a las conductas de prevención y perjudican la voluntad y disposición de las personas a llevarlas a cabo", afirman los investigadores.

Expresiones comunes pero desafortunadas
En uno de sus ensayos, los experimentadores pidieron a los participantes que mencionaran medidas para prevenir el cáncer que estaban dispuestos a emprender. Previamente, les presentaron textos que contenían metáforas bélicas ("¿Qué haría para luchar contra el cáncer?") a un grupo de probandos. Las informaciones que leyeron los sujetos del segundo grupo no contenían metáfora alguna.  

Según el resultado, los individuos que habían sido expuestos a las expresiones bélicas enumeraron menos medidas para prevenir el cáncer. "Ello sugiere que el mero hecho de leer metáforas bélicas en relación con el cáncer disminuye el número de conductas preventivas que te vienen a la cabeza", afirma Hauser.

En otro ensayo, un total de 313 voluntarios leyeron una de dos informaciones sobre cáncer de colon. En uno de los textos aparecían metáforas bélicas en relación al cáncer ("Esta enfermedad implica un levantamiento enemigo de células anormales en el intestino grueso"). El segundo texto, en cambio, no contenía tales metáforas.

A continuación, los participantes debían indicar su intención de participar en diversas conductas de prevención, detección y tratamiento del cáncer. Los sujetos que habían leído los pasajes que presentaban metáforas bélicas se mostraron menos dispuestos a llevar a cabo conductas preventivas (reducir la ingesta de carne roja o evitar el consumo excesivo de alcohol, entre otras) en comparación con los participantes que habían leído la segunda información. 

"Cabe destacar que estos efectos negativos de las metáforas que describen al cáncer como enemigo tampoco se acompañan de un efecto positivo en la intención de emprender conductas de detección y tratamiento de la enfermedad", señala Schwarz.

Las metáforas bélicas son las más comunes en las noticias periodísticas sobre el cáncer, por lo que impregnan el discurso público de la enfermedad. " 'Luchar' y 'batallar' se encuentran entre los diez verbos más utilizados para en relación al cáncer", apunta Hauser. Y concluye: "La exposición constante a estas expresiones metafóricas, e incluso menores, puede ser suficiente para propiciar que las metáforas bélicas en relación al cáncer ejerzan una destacada influencia en la salud pública con efectos secundarios desafortunados". 

En resumen, estos resultados sugieren que las metáforas enemigas en información sobre el cáncer reducen algunas intenciones de prevención sin aumentar otras, por lo que su uso puede resultar contraproducente para la salud pública.

 Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado primero en Investigación y Ciencia.