BOSTON— Miles de manifestantes se reunieron el domingo en la plaza Copley de Boston, indignados por la orden del Presidente Donald Trump de impedirle a inmigrantes de siete países, en gran parte musulmanes, entrar en los EE.UU.

Las protestas estallaron en los centros de las ciudades y en los aeropuertos de todo el país. La de Boston —un centro académico de instituciones como la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Boston— estuvo entre las más grandes.

Después de que Trump emitiera la orden ejecutiva el viernes, jueces federales en Boston, Nueva York y varias otras localidades emitieron sentencias temporales durante el fin de semana en un intento por frenarla. Sin embargo, la situación en materia de aplicación sigue siendo incierta en algunas áreas.

Muchos de los que quedaron en medio de la situación eran estudiantes o académicos en ciencias y medicina. Entre los afectados directamente durante las primeras 24 horas estaban:

  • Mazdak Pourabdollah Tootkaboni y Arghavan Louhghalam —ambos iraníes y profesores de ingeniería de la Universidad de Massachusetts, Dartmouth— habían estado en París en una conferencia sobre ingeniería sostenible y fueron detenidos en el aeropuerto Logan de Boston durante cuatro horas el sábado, según The Boston Globe. Un juez dictaminó que la orden ejecutiva no podía impedir que los dos, residentes permanentes por más de una década, regresaran a casa.
  • Samira Asgari, una iraní que viajaba a Boston para comenzar a trabajar en un proyecto de tuberculosis en la Escuela de Medicina de Harvard, fue rechazada en el aeropuerto de Frankfurt aunque su documentación era válida, informó The Boston Globe.
  • Kaveh Daneshvar, un genetista molecular iraní que termina estudios postdoctorales en la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts, dijo a Nature que tendrá que rechazar una invitación para hablar en una conferencia en Canadá el próximo mes por temor a que no se le permita regresar a casa después.

La protesta del domingo en Boston fue antecedida por una manifestación el sábado por la noche en el aeropuerto Logan, donde políticos locales, entre ellos la senadora sénior de Massachusetts, Elizabeth Warren, expresaron su apoyo a los inmigrantes de todas partes del mundo.

El efecto directo sobre los científicos —y las grandes comunidades científicas, médicas y académicas en Boston— llevó a que muchas personas acudieran a la manifestación el domingo. Aquí hay una muestra de fotos y comentarios de manifestantes que dijeron que las preocupaciones por la ciencia estaban entre sus razones para participar:

LOREN SHERMAN, INFORMÁTICO SÉNIOR Y LICENCIADO EN MEDIOS DE INFORMACIÓN, INSTITUTO DE TECNOLOGÍA DE MASSACHUSETTS (MIT, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS)

/sciam/assets/File/b1.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“La gente que está atrapada en otros países sentirá que no todos los estadounidenses estamos en contra de ellos [debido a este rally]”.

ALEX BLOEMENDAL, CIENTÍFICO COMPUTACIONAL, INSTITUTO BROAD DE HARVARD Y MIT

/sciam/assets/File/b2.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Esto es una afrenta a la decencia humana. Soy un científico y el nieto de sobrevivientes del Holocausto. Nosotros [los científicos] quizás desempeñemos un papel especial como guardianes de la verdad empírica. No tenemos monopolio en eso, pero llevamos esa antorcha de una manera especial”.

HENNA TIRMIZI, ANESTESIÓLOGA EN BOSTON, CON SU MARIDO USMAN FAROOQ Y SU HIJA ADEENA, 3.

/sciam/assets/File/b3.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Estoy aquí porque Estados Unidos es un país que se construyó sobre la base de la inmigración. Rechazar a la gente de unos pocos países es increíblemente racista”.

ANGELA DEPACE, PROFESORA ASOCIADA DE BIOLOGÍA SISTEMÁTICA, ESCUELA DE MEDICINA DE HARVARD

/sciam/assets/File/b4.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“La ciencia siempre ha sido una colaboración internacional. Estamos aquí para estar con nuestros colegas y vecinos. Los científicos creen fundamentalmente en datos, hechos, discursos racionales y cambian de opinión cuando se demuestra que están equivocados. Esa mentalidad parece ser lo que está en riesgo aquí... Los científicos están impulsados de una manera en la que no lo han estado en mucho tiempo. Nos gusta pensar que somos apolíticos, pero no creo que eso sea posible en una buena conciencia ahora mismo”.

JUDITH STEEN, NEUROBIÓLOGA E INVESTIGADORA SOBRE DEMENCIA EN EL HOSPITAL INFANTIL DE BOSTON Y LA ESCUELA DE MEDICINA DE HARVARD

/sciam/assets/File/b5.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Nuestro trabajo está alimentado por la diversidad de ideas. Sin eso, no se puede hacer un trabajo nuevo. [Estados Unidos] ha sido el país número uno en hacer ciencia debido a nuestra diversidad”.

BETTINA HEIN, CEO DE UNA EMPRESA DE SOFTWARE BASADA EN BOSTON, INMIGRANTE ALEMANA

/sciam/assets/File/b6.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Estoy aquí porque soy una inmigrante. Estoy a un delito menor de ser deportada. Creo empleos para ganarme la vida. Tengo casi 100 empleados y un tercio de mi personal es extranjero. Es una situación muy precaria. Esto hace que me preocupe por el futuro de las democracias occidentales”.

NOOR AL-ALUSI, ESTUDIANTE DE MÁSTER Y EPIDEMIÓLOGA, ESCUELA DE SALUD PÚBLICA DE HARVARD

/sciam/assets/File/b78.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Esto es una violación de nuestros derechos. Me sorprende que Trump pueda hacer tanto daño en tan poco tiempo. Me preocupa como epidemióloga, me preocupa como hija de inmigrantes y me preocupa como musulmana”.

ASHOK "AJ" KUMAR, DIRECTOR CIENTÍFICO PRINCIPAL DE UNA EMPRESA DE SOFTWARE DE BOSTON, NATIVO DE DAKOTA DEL SUR QUIÉN SE MUDÓ A BOSTON PARA OBTENER SU PHD EN HARVARD

/sciam/assets/File/b9.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Estoy aquí como científico e hijo de inmigrantes. Creo que es importante que tengamos una política impulsada por hechos e información en lugar de miedo. Mi papá está en el ejército y ha servido en Iraq, donde tenía traductores locales [y otros que ayudaron]. Para nosotros cerrarle las puertas a ellos es simplemente inmoral”.

VERONICA LANE, ESTUDIANTE DE MAESTRÍA EN ROBOTICA E INTELIGENCIA ARTIFICIAL, MIT

/sciam/assets/File/b10.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Realmente estoy molesta con Trump –mucha gente pensó que él no haría esto–. Estas personas [de los países prohibidos] son grandes científicos ... Esto no tiene nada que ver con el cristianismo y lo que Jesús creyó”.

DOCTOR HOSAM ATTAYA, RADIÓLOGO INTERVENCIONISTA, HOSPITAL GENERAL DE MASSACHUSETTS

/sciam/assets/File/b11.jpeg
Crédito: Michael Kuchta

“Soy musulmán y creo en el poder del tacto. Como médico, esto mata dos pájaros con una piedra”.