Los científicos oficialmente ya tienen una fecha en la que van a tomar las calles.

La Marcha por la ciencia fue programada para el sábado 22 de abril en Washington, D.C. Una constelación creciente de marchas también están pautadas para ese día en ciudades de todo Estados Unidos.

Lo que comenzó como una conversación en Reddit se ha convertido en un movimiento de científicos y amantes de la ciencia en defensa de la formulación de políticas basadas en evidencias y la inclusión en la comunidad científica.

La fecha de la marcha no es en un sábado cualquiera. El 22 de abril es el Día de la Tierra, celebrado por primera vez en 1970.

El primer Día de la Tierra es visto por muchos como un punto de inflexión en el movimiento ambientalista. El año en sí mismo marca también un importante punto de inflexión para el gobierno de los Estados Unidos y la política ambiental. En 1970, Richard Nixon firmó la creación de la Agencia de Protección Ambiental y comenzó a funcionar ese diciembre.

Las circunstancias de la Marcha por la ciencia son un poco diferentes en 2017. Por un lado, no se centra únicamente en la ciencia ambiental, sino en todas las disciplinas, desde la astronomía hasta la zoología. Tampoco hay una oleada de apoyo a la ciencia en el gobierno federal. De hecho, la marcha fue inspirada por un Congreso y un Presidente que parecen hostiles a la ciencia, particularmente en lo que respecta al cambio climático.

La marcha se produce en medio de un aluvión de otros esfuerzos no relacionados con los investigadores para reunirse alrededor de la ciencia. Eso incluye un compromiso firmado por más de 14.000 mujeres científicas, una carta enviada al presidente Trump por 151 instituciones científicas argumentando que debería rescindir la prohibición de inmigración y los esfuerzos de investigadores de todo el mundo para proteger los datos climáticos federales.

Este artículo se reproduce con permiso de Climate Central. El artículo fue publicado por primera vez el 1 de febrero de 2017.