Las primeras imágenes de la atmósfera de Marte obtenidas por la misión MAVEN de la NASA muestran un planeta que está en el proceso de perder partes de sí mismo. Corrientes de átomos de hidrógeno se alejan de el Planeta Rojo, hacia las profundidades del espacio.

Las imágenes son la primera visión clara de cómo elementos cruciales se van perdiendo de la atmósfera marciana, dice Bruce Jakosky, un científico planetario de la Universidad de Colorado, en Boulder, y el investigador principal de la misión. El objetivo de MAVEN es medir cómo el viento solar y otros factores mordisquean poco a poco la atmósfera de Marte, para así poder extrapolar cómo fue que la que una vez fue una atmósfera gruesa se convirtió en una muy delgada con el paso de miles de millones de años. Ese proceso hizo que Marte se transformara: lo que una vez fue un planeta relativamente cálido y húmedo, pasó a ser un sitio mayormente seco y, sobre todo, congelado.

MAVEN comenzó a orbitar Marte el 21 de septiembre pasado.  Las imágenes recién liberadas, obtenidas con el espectrógrafo ultravioleta de la nave, fueron tomadas cuando todavía estaba relativamente lejos del planeta, completando una órbita elíptica alrededor de Marte una vez cada 35 horas.
El hidrógeno parece estar dejando la atmósfera del planeta en grupos y corrientes que llegan a sitios del espacio hasta 10 veces la longitud del radio Marte, dijo Mike Chaffin, un científico de MAVEN que también trabaja  en la Universidad de Colorado. Chafin presentó los resultados en una rueda de prensa el 14 de octubre. El hidrógeno proviene de vapor de agua cuyas moléculas se rompen en la atmósfera superior; porque el hidrógeno es mucho más ligero que el oxígeno, que escapa al espacio relativamente fácilmente. "Eso efectivamente está eliminando el agua de la atmósfera de Marte," dice Chaffin. 

Otras imágenes muestran oxígeno y carbono dejando el planeta, aunque estos átomos más pesados ​​se agrupan más cerca de Marte que el hidrógeno. En lo profundo de la atmósfera, el oxígeno forma moléculas de ozono que se acumulan cerca del polo sur de Marte.

Desde que se tomaron las imágenes, MAVEN ha achicado su órbita y ahora circula  Marte una vez cada 4,6 horas. Desde ese punto de vista tendrá una visión más detallada de cómo las sustancias volátiles se escapan de la atmósfera. No obstante, le será más difícil a la nave poder ver a qué distancia del planeta están viajando esas sustancias.

Más tarde esta semana, MAVEN pondrá su mirada lejos de Marte para tomar imágenes del cometa Siding Spring, que debe pasar cerca de Marte el 19 de octubre. Maven también tomará imágenes de la atmósfera marciana varios días antes y después del paso del cometa. Al igual que otras naves espaciales actualmente en órbita alrededor de Marte, se refugiará detrás del planeta cuando el cometa se acerque más, para protegerse de la nube de polvo que podría desprender partículas a velocidades de 56 kilómetros por segundo.
 
Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez el 14 de octubre de 2014.