Bienvenido, vecino de Lucy. Mandíbulas y dientes fosilizados encontrados en el norte de Etiopía pertenecen a un antiguo ancestro humano que los investigadores dicen que vivió en la misma época que vagaba por la Tierra “Lucy” y otros Australopithecus afarensis, aunque pertenece a una especie distinta.

Los restos de la nueva especie, que ha sido nombrada Australopithecus deyiremeda y vivió hace entre 3,5 millones y 3,3 millones de años, fueron descubiertos a tan solo 35 kilómetros de Hadar, el yacimiento donde se encontraron los restos de Lucy y otros individuos A. afarensis. Los fósiles de A. afarensis datan de hace entre 3,7 y 3 millones de años, así que las dos especies se habrían superpuesto (aunque en el caso específico de Lucy, puede que ella sea demasiado reciente como para haber tenido la oportunidad de ver a alguno de ellos).

El hallazgo sugiere que varios homininis –especies  más estrechamente relacionadas con los seres humanos que con los chimpancés – vagaban África oriental hace más de 3 millones de años. Una tercera especie, Kenyanthropus platyops, vivió en lo que hoy es Kenia en la misma época. "La pregunta que va a surgir es cuál de estos taxones dio origen a nuestro género, Homo", dice Yohannes Haille-Selassie, un paleontólogo del Museo de Historia Natural de Cleveland, en Ohio, cuyo equipo informa de su descubrimiento en la revista Nature. "Esa va a ser la pregunta de los 64 millones de dólares."

El extraño en el grupo

Los investigadores no se percataron de la importancia de los restos cuando encontraron una mandíbula inferior y superior en marzo de 2011, en lo que se suponía que era el último día de la temporada de campo en la exploración de la zona árida de Woranso-Mille, en el norte de Etiopía. "(El hallazgo) nos obligó a ampliar nuestra estancia en el campo", dice Haille-Selassie.

Dada la proximidad con Hadar, que ha dado cientos de fósiles pertenecientes a A. afarensis, y que incluye los restos relativamente completos de Lucy, el equipo supuso que los huesos pertenecían a esa especie. Pero una inspección más detallada reveló que la mandíbula inferior era más robusta, y los dientes más pequeños que los de los de los vecinos homininis de Hadar. Tampoco K. platyops –de 3,5 millones de años de antigüedad y caracterizado por un cráneo de cara plana que fue hallado  cerca del Lago Turkana, en Kenia– mostró ser una pareja convincente de los nuevos restos.

"Estamos convencidos de que esto es diferente de todas las especies que conocemos", dice Haille-Selassie. Para hacer su caso aún más convincente, su equipo espera vincular las mandíbulas de A. deyiremeda a los fósiles de pie de una especie  aún no identificada que su equipo también encontró en Woranso-Mille, y que pertenecían a una criatura que pasó más tiempo en los árboles que lo que hacían los de la especie de Lucy. "Entonces vamos a estar en una mejor posición para decir que esto es una especie totalmente nueva", dice Haille-Selassie. El nombre de la especie deyiremeda deriva de las palabras en el idioma local Afar que significan "cerca" y "pariente".

Haille-Selassie dice que no es sorprendente que varios homininis vivían en el este de África hace unos 3,5 millones de años, pues sus descendientes fueron igualmente diversos un millón años después.

Fred Spoor, paleontólogo de la University College London, quien escribió un artículo de opinión sobre el estudio en Nature, especula que las dos especies pueden  haber sido capaces de prosperar lado a lado, ya que no tuvieron que competir directamente por alimentos, vivienda ni territorio. Las formas de la mandíbula distintas de A. deyiremeda y A. afarensis podrían significar que utilizaron sus dientes en diferentes tipos de alimentos. Pero con tan poca evidencia a la mano, Spoor advierte contra apresurarse a sacar conclusiones acerca de la relación entre las dos especies. "No debemos pensar que de repente se encontraron en el río de Awash, se dieron la mano y se dijeron: '¿Qué estás haciendo aquí?'"

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez el 27 de mayo de 2015.