El Hombre de la Luna tiene un enorme ojo derecho: el cráter de 1.200 kilómetros de ancho conocido como cuenca de Imbrium. Dicha cavidad se creó hace unos 4.000 millones de años como consecuencia del impacto de algún objeto descomunal. ¿Cuán  grande? “Más o menos como Nueva Jersey”, explica Peter H. Schultz, geocientífico de la Universidad Brown, que acaba de publicar en Nature un nuevo cálculo de las dimensiones del objeto. Para determinarlas, Schultz y su colaborador David A. Crawford analizaron los surcos que emanan del lugar del impacto y que fueron causados por aquellos fragmentos del objeto que salieron disparados en otras direcciones. Para calcular el tamaño de la roca, su velocidad y su ángulo de impacto, los investigadores se valieron de las mediciones de dichos surcos y de experimentos de laboratorio. La cifra así obtenida es diez veces mayor que la que arrojaban las estimaciones previas, basadas en simulaciones por ordenador. Schultz observa que todo esto nos recuerda lo poco que aún sabemos sobre el sistema solar primitivo.

 

Crédito: Amanda Montañez; Fuente: "Origin and Implications of Non-Radial Imbrium Sculpture on the Moon," por Peter H. Schultz and David A. Crawford, en Nature, Vol. 535; Julio 21, 2016 (Imbrium Basin outline and diameter); "The Chicxulub Asteroid Impact and Mass Extinction at the Cretaceous-Paleogene Boundary," por Peter Schultz et al., en Science, Vol. 327; Marzo 5, 2010 (Chicxulub impactor diameter); "Constraints on the Size of the Vredefort Impact Crater from Numerical Modeling," por E. P. Turtle and E. Pierazzo, in Meteoritics & Planetary Science, Vol. 33, No. 3; Mayo 1998 (Vredefort Crater asteroid diameter)

 

La versión en español de este artículo apareció primero en Investigación y Ciencia.