El jueves, un día después de su histórico aterrizaje, Philae, el valiente módulo de exploración de la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, fue confirmado como vivo y sano, pero en una situación precaria.

Después de que Philae alcanzó su objetivo en el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko el 12 de noviembre, sus arpones no pudieron desplegarse, dejando el módulo de aterrizaje sin un cimiento estable. Los datos que envió a Rosetta –que está en órbita alrededor del cometa y transmite información al control de la misión – hacen pensar que rebotó dos veces antes de finalmente descansar sobre la superficie del cometa. Mas la información hasta ahora obtenida es escasa, porque poco después del aterrizaje, la nave nodriza fue más allá del horizonte del cometa, interrumpiendo con ello las comunicaciones entre ambos equipos.

Los datos transmitidos a la Tierra el jueves revelaron que el módulo de aterrizaje está ahora estable y que sus instrumentos están trabajando, pero se ha quedado atascado, probablemente en un ángulo empinado, en el fondo de un acantilado. La primera imagen liberada de Philae muestra una de las tres patas del módulo contra un fondo escarpado. Más tarde, la agencia publicó otra imagen, esta vez de una vista panorámica que muestra la posición de los pies de la sonda. El equipo de la misión también superpone un boceto del módulo de aterrizaje que sugiere su posición.

En una conferencia de prensa en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales en Darmstadt, Alemania, el científico principal de Philae,  Jean-Pierre Bibring, dijo que las imágenes del acantilado revelan que Philae está principalmente en la sombra, lo que podría ser un problema para la alimentación de las operaciones a largo plazo. Las baterías principales de Philae solo durarán 64 horas tras su separación de Rosetta. En el momento de la sesión informativa a las 14:00 horas de Europa Central, ya habían transcurrido 28 horas. Una vez que las baterías se agoten, Philae deberá confiar en sus paneles solares. Sin embargo, desde su ubicación de sombra, Philae obtendrá solo 1,5 horas de luz solar cada 12 horas, dijo Koen Geurts, gerente técnico de Philae en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR).

En otra sesión informativa en Francia, Marc Pricher, director del centro en Toulouse de la agencia espacial francesa CNES, describió la ubicación de Philae como lo que podría ser la apertura de una cueva, o tal vez al lado de una roca. La poca exposición a luz solar significará que el programa de trabajo de la Philae tendrá que ser ajustado, dijo.

Por otra parte, el hecho de que Philae no esté anclado de forma segura a la superficie del cometa podría dificultar la tarea de su taladro de obtener muestras del cometa, debido a que la acción mecánica creará una fuerza de reacción que podría hacer que la nave rebote de nuevo, o se caiga. "Perforar sin estar anclado ... es peligroso", dijo Ulamec. Las tareas de perforación sin duda no van a suceder hoy (jueves), pero no está descartado que se lleguen a hacer, agregó Bibring.

Intentar asegurar Philae a la superficie, disparando sus arpones nuevamente, también podría ser peligroso por la misma razón, Ulamec explicó a los periodistas la noche después del aterrizaje. La gravedad del cometa es 100.000 veces más débil que en la Tierra, y si los arpones no lograron engancharse en la superficie, el impulso podría empujar el módulo de aterrizaje de vuelta al espacio, dijo. "Eso sería muy vergonzoso".

Instrumentos a bordo del módulo revelaron que después de golpear con precisión su sitio de aterrizaje, Philae rebotó tan alto como un kilómetro sobre la superficie, añadió Ulamec. Cayó nuevamente sobre la superficie dos horas más tarde, rebotando por segunda vez, en un salto más superficial de solo unos minutos, antes de instalarse en su posición actual.

Rosetta aún tiene que localizar el módulo de aterrizaje con sus cámaras. Pero los datos del dispositivo de radar de Philae sugieren que el módulo de aterrizaje terminó cerca de un kilómetro de distancia del sitio donde primero tocó la superficie.
 
Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez el 13 de noviembre 2014