Científicos en Londres  han obtenido permiso para modificar el genoma de embriones humanos para la investigación, anunciaron hoy reguladores de la fertilidad del Reino Unido. La aprobación del 1.º de febrero de la Autoridad en Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido (HFEA, por sus siglas en inglés) representa el primer apoyo a nivel mundial de este tipo de investigación por parte de una autoridad nacional de reglamentación.

"Es un precedente importante. La HFEA ha sido un cuerpo de deliberación muy reflexivo que ha proporcionado una supervisión racional de áreas de investigación delicadas y esto constituye un precedente fuerte para permitir que este tipo de investigación pueda seguir adelante", dice George Daley, un biólogo que investiga con células madre en el Children's Hospital de Boston, en Massachusetts.

La HFEA aprobó una solicitud de la bióloga Kathy Niakan, del Instituto Francis Crick en Londres, para utilizar la técnica de edición de genes CRISPR-Cas9 en embriones humanos sanos. El equipo de Niakan está interesado en el desarrollo temprano, y planea alterar genes que están activos los primeros días después de la concepción. Los investigadores interrumpirán los experimentos tras siete días, tras los cuales destruirán los embriones.

Las modificaciones genéticas podrían ayudar a los investigadores a desarrollar tratamientos para la infertilidad, pero las alteraciones en sí mismas no serían la base de una terapia.

Robin Lovell-Badge, experto en la biología del desarrollo en el Instituto Francis Crick, dice que la decisión de la HFEA alentará a otros investigadores que esperan editar genomas de embriones humanos. Él ha oído de otros científicos del Reino Unido que están interesados ​​en seguir con la investigación de edición de embriones, dice, y espera que aparezcan más solicitudes. En otros países, dice, la decisión "dará confianza a los científicos ya sea para solicitar [permiso] a sus organismos reguladores nacionales, si los tienen, o simplemente para hacer [este tipo de investigaciones]de todos modos." 

Kathy Niakan.
Instituto Francis Crick

Los genes del desarrollo

El equipo de Niakan ya poseía una licencia de la HFEA para llevar a cabo investigación con embriones humanos sanos que eran donados por pacientes en clínicas de fertilidad. Sin embargo, en septiembre del año pasado el equipo anunció que había solicitado llevar a cabo la edición del genoma de estos embriones, cinco meses después de que investigadores en China hubiesen reportado experimentos aplicando la edición del genoma mediante CRISPR-Cas9 a embriones humanos no viables, lo que provocó un debate acerca de cómo, o si se debe trazar la línea en la edición de genes en embriones humanos.

En una conferencia de prensa el mes pasado, Niakan dijo que su equipo podría comenzar los experimentos dentro de "meses" si la HFEA aprobaba su solicitud. El primer experimento implicaría el bloqueo de la actividad de un gen "maestro regulador" llamado OCT4, que está activo en las células que formarán parte del feto en desarrollo (células distintas en el embrión pasarán a formar la placenta). Su equipo planea acabar los experimentos en tubos de ensayo una semana después de la fecundación, cuando los embriones contienen alrededor de 64 a 256 células, lo que se conoce como la etapa de blastocisto.

"Estoy encantado de que la HFEA haya aprobado la solicitud de la Dra. Niakan", dijo en un comunicado Paul Nurse, presidente del Instituto Francis Crick. "La investigación propuesta por la Dra. Niakan es importante para entender cómo se desarrolla un embrión humano sano y mejorará nuestra comprensión de las tasas de éxito de la fecundación in vitro, mediante el estudio de la etapa más temprana del desarrollo humano – del primer al séptimo día–".

Un comité local de ética en investigación (que es similar a una junta de revisión institucional en los Estados Unidos) también tendrá que aprobar la investigación que el equipo de Niakan ha planeado. Al aprobar la solicitud de Niakan, la HFEA dijo que no se podrían comenzar los experimentos hasta que dicha aprobación haya sido garantizada.

Impacto internacional

Sarah Chan, especialista en bioética de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, dice que la decisión tendrá repercusiones mucho más allá del Reino Unido. "Creo que esto va a ser un buen ejemplo para los países que están considerando su enfoque para la regulación de esta tecnología. Podemos llegar a tener un sistema bien regulado, que sea capaz de hacer la distinción entre investigación y reproducción", dice.

En el Reino Unido sigue siendo ilegal alterar el genoma de embriones utilizados para concebir un niño, pero los investigadores dicen que la decisión de permitir la investigación sobre edición de embriones podría informar al debate sobre el uso de edición genómica en embriones para usos terapéuticos en las cínicas.

"Este paso en el Reino Unido estimulará el debate sobre la regulación legal de la edición de genes de la línea germinal en entornos clínicos", dice Tetsuya Ishii, un especialista en bioética de la Universidad de Hokkaido en Sapporo, Japón, que apunta que algunos países no prohíben explícitamente las aplicaciones reproductivas.

"Este tipo de investigación debería resultar útil para comprender los muchos y complejos temas alrededor de la edición de línea germinal", añade Daley. "A pesar de que este trabajo no está enfocado explícitamente hacia las clínicas [de reproducción], puede enseñarnos los riesgos potenciales de considerar la aplicación clínica".

Este artículo se reproduce con permiso y fue publicado por primera vez  vez el 1.º de febrero de 2016.