En 2011, la profesora de derecho de Yale Amy Chua se hizo famosa tras publicar Battle Hymn of the Tiger Mother (Himno de batalla de la madre tigre), un libro autobiográficos que documenta el estilo draconiano con el que cuida a sus hijos. Chua generó mucha publicidad por sus anécdotas impactantes, incluyendo una sobre la vez en la que amenazó con quemar todos los animales de peluche de su hija como castigo por tocar mal el piano. Chua afirma que sus técnicas de crianza no solo son típicas de los inmigrantes chinos, sino que explican por qué los chinos-americanos, en promedio, superan a otros grupos étnicos en el campo de la educación.

Tres años más tarde, Chua colaboró ​​con su marido, el también profesor de derecho en Yale, Jed Rubenfeld, para escribir un libro que hace afirmaciones aún más audaces sobre cómo las diferencias culturales explican cómo diferentes grupos obtienen éxito. En The Triple Package: How Three Unlikely Traits Explain the Rise and Fall of Cultural Groups in America (El Paquete Triple: cómo tres rasgos improbables explican la subida y la caída de los grupos culturales en Estados Unidos), Chua y Rubenfeld argumentan que una combinación especial de tres rasgos de personalidad son la fórmula mágica del éxito. Los tres rasgos son: la creencia en la superioridad del grupo de pertenencia, la tendencia hacia los sentimientos de inseguridad y la capacidad de controlar los impulsos. Según el libro, las personas que pertenecen a culturas que hacen hincapié en estos tres rasgos tienden a ser mas exitosos. Como ejemplo de cómo su teoría funciona, Chua y Rubenfeld señalan que los mormones, los nigerianos, los persas, los cubanos, los indios, los asiáticos del este, los libaneses y los judíos son más exitosos.

El libro de Chua y Rubenfeld se encontró con una dura oposición, particularmente de los asiáticos-americanos que rechazan lo que califican como la perpetuación del estereotipo "minoría modelo", la idea de que los asiáticos-americanos tienden a tener éxito porque su cultura pone énfasis en la ética de trabajo, valores familiares y la conformidad (Chua es china). Como todos los estereotipos, el estereotipo de “minoría modelo” ignora la gran diversidad que existe dentro de la población asiático-americana, así como los desafíos que enfrentan muchas personas dentro de ese grupo.

El libro también recibió elogios de los críticos que aplauden su franca discusión de una pregunta importante: ¿por qué, en promedio, algunos grupos en Estados Unidos tienden a tener más éxito que otros? Si se examina de cerca, es evidente que la teoría de Chua y Rubenfeld es más psicológica que cultural: proponen que una combinación específica de rasgos psicológicos puede explicar el éxito, y creen que las personas de ciertos grupos son más propensos a poseerlas. Joshua Hart y Christopher Chabris, profesores de psicología en Union College, decidieron probar empíricamente la hipótesis del "paquete triple", utilizando dos estudios con una muestra online combinada de más de 1.200 adultos de diversos orígenes étnicos.

Los investigadores eligieron deliberadamente estudiar una muestra representativa de los estadounidenses, en lugar de miembros de los grupos exitosos mencionados por Chua y Rubenfeld, para así someter la teoría a una prueba fuerte. Si la presencia de estos tres rasgos predicen el éxito, independientemente del grupo étnico o cultural de uno, entonces se podría concluir con más confianza que la combinación de estos rasgos conduce al éxito – y no alguna otra razón–.

El primer rasgo del paquete triple, la creencia en la superioridad del grupo propio, se midió con una escala que preguntó a los encuestados a qué nivel están de acuerdo con declaraciones como: "La mayoría de las culturas están retrasadas respecto a mi cultura". Medir la inseguridad, el segundo rasgo, resultó ser un poco más complejo porque Chua y Rubenfeld argumentan que la inseguridad puede tomar muchas formas, incluyendo la baja autoestima, el sentimiento de peligro o el miedo a perder lo que ya se tiene. Por lo tanto, los investigadores midieron la inseguridad utilizando múltiples escalas. Se combinaron las puntuaciones de los participantes en estas escalas e identificaron los siguientes tres factores de inseguridad: la inseguridad personal, autoestima contingente e inseguridad familiar. Para controlar el tercer rasgo utilizaron escalas de impulsividad, conciencia, y firmeza de carácter.

Los investigadores también midieron las capacidades cognitivas de los participantes con pruebas de vocabulario y de razonamiento matemático. Aunque la teoría de Chua y Rubenfeld no hace hincapié en la inteligencia, estudios previos han mostrado que las capacidades cognitivas generales son uno de los predictores más fuertes del logro y el éxito. Por último, para medir el éxito en la vida, Hart y Chabris pidieron a sus participantes información sobre sus ingresos anuales, nivel de educación y los honores y premios que habían recibido. Todas estas medidas de éxito se combinaron para crear una única variable de "éxito".

Los investigadores utilizaron análisis de regresión para determinar la fuerza de la relación entre los rasgos de personalidad y la percepción personal de éxito. Los hallazgos no apoyan la teoría del triple paquete de rasgos de Chua y Rubenfeld. Los participantes que reportaron el mayor éxito no fueron los que obtuvieron una puntuación alta en los tres rasgos. En cambio, los mayores predictores de éxito fueron la capacidad cognitiva y la educación de los padres. Además, en un choque directo con la teoría de Chua y de Rubenfeld, establecieron una conexión entre la mayor inseguridad y el menor éxito en la vida.

Hubo, sin embargo, un par de hallazgos aislados que sí respaldaban la hipótesis del triple paquete. Los participantes que puntuaron más alto en la autoestima contingente reportaron un mayor éxito. Las personas con alta autoestima contingente tienden a depender más en circunstancias externas, como el elogio de otras personas, para sentirse bien consigo mismos. Tiene sentido que estas personas  tiendan a trabajar más para lograr el éxito. Además, hubo una pequeña pero significativa correlación entre los sentimientos de superioridad de grupo y un mayor ingreso. En otras palabras, cuanto más soberbia expresaron los participantes acerca de su grupo étnico, más dinero decían que ganaban. A pesar de estos hallazgos individuales que apoyan la teoría, Hart y Chabris no encontraron ninguna evidencia que apoyara la teoría de que la combinación de estos tres rasgos –superioridad de grupo, inseguridad personal, y control de los impulsos – lleva a un mayor éxito.

Si la teoría de Chua y Rubenfeld no puede explicar por qué ciertos grupos son exitosos, ¿qué lo puede explicar? Hart y Chabris señalan que, a pesar de que es atractivo pensar que podemos identificar un grupo de rasgos que se pueden aprender para conseguir el éxito, hay poca evidencia que dicha fórmula exista. La idea del paquete triple puede parecer atractiva, ya que encaja con nuestras observaciones personales y los estereotipos usuales sobre los inmigrantes. Además, la teoría va en línea con la creencia de que el éxito depende del trabajo y las cualidades personales, en lugar de las circunstancias propias. Pero, lo que ya sabemos es que el éxito corresponde a factores no tan sorprendentes como ser inteligente, ser consciente y tener la suerte de crecer en un entorno financieramente estable.