Como un complemento de las herramientas tradicionales para aliviar el dolor, como los analgésicos, la música calma el dolor agudo o crónico asociado con el cáncer y otras enfermedades, de acuerdo con una revisión de la literatura médica.

"Observamos este efecto en múltiples entornos clínicos, como los hospitales y los centros de cuidados paliativos", dijo el autor principal, Jin Hyung Lee, de la Universidad de las Mujeres Ewha, Seúl, Corea del Sur.

Su equipo revisó 97 estudios clínicos aleatorios del período 1995-2014 sobre un total de 9.147 personas. La mayoría había incluido musicoterapia, mientras que algunos se habían ocupado de la medicina con música, en la que se expone a los pacientes a "experiencias musicales pregrabadas" de acuerdo con sus efectos, según publica el equipo en el Journal of Music Therapy.

Los estudios habían evaluado esos efectos en la intensidad del dolor que describían los pacientes, el estrés emocional por el dolor, los signos vitales y el nivel de analgésicos utilizados.

En muchos estudios, los participantes podían elegir la música que querían escuchar; a menudo era clásica, popular, new age, jazz lento y rock suave. Una cuarta parte de los participantes escuchó lo que habían seleccionado los autores. Los participantes escucharon música unos 38 minutos durante los experimentos.

Ese grupo calificó la intensidad del dolor con un punto menos, en una escala del cero al 10, luego de escuchar música que los que no lo hicieron. Pero Lee aclaró que eso no fue constante en todos los estudios.

Siete estudios habían identificado una disminución significativa del uso de analgésicos en los grupos expuestos a la música. Los estudios variaron significativamente en el uso de opioides y no opioides, aunque no en el uso de sedantes.

La frecuencia cardíaca, la presión y la frecuencia respiratoria disminuyeron en los participantes que habían escuchado música en algunos de los estudios.

La música estimula otros sentidos, distintos a los receptores del dolor, lo que atrae la atención de los pacientes, y alivia el estrés y la ansiedad con su cualidad calmante, según explicó Lee.