Los alimentos vendidos a precios de oferta en supermercados de Estados Unidos durante un año tenían una calidad nutricional más baja que los alimentos que componen la dieta promedio, la cual es ya deficitaria, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los autores aseguran que las tiendas de alimentos podrían ayudar a mejorar la salud pública si promovieran opciones más saludables que coincidan más con las guías alimentarias.

La autora principal del estadio, Lisa Jahns, comentó que un domingo, mientras organizaba la compra de la semana, se dio cuenta de que muchos alimentos que promocionaba el supermercado no eran parte de la lista que estaba buscando.

"Me dio curiosidad saber qué tipos de alimentos incluían en sus ofertas especiales", indicó Jahns, investigadora del Centro de Investigación Nutricional del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su siglas en inglés).

Jahns y su equipo evaluaron la calidad de los productos en promoción utilizando el Índice de Consumo Saludable HEI-2010, el cual está basado en las Guías Alimentarias del USDA para los Estadounidenses.

Usando el HEI-2010, los autores asignaron una calificación a más de 9.000 alimentos y bebidas que aparecían en los folletos semanales de los supermercados. Esos puntajes tenían en cuenta el tipo de alimento y su composición nutricional, además del consumo de frutas, verduras, granos integrales, productos lácteos, proteínas y grasas saludables, entre otros.

El equipo también calculó los valores de HEI-2010 presentes en la dieta promedio de la población estadounidense, basándose en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición anual.

Cada semana, en promedio, los supermercados promocionaban 178 productos con un valor nutricional promedio de 43 puntos, de un máximo posible de 100 puntos. El resultado está por debajo del valor nutricional de la dieta promedio de la población, que es de 55 puntos.

Los supermercados casi no incluían en sus ventas de oferta granos integrales, arvejas y porotos, y lo mismo solía suceder con las frutas, las verduras, los lácteos y los productos con grasas saludables, según publica el equipo en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Los almacenes y comercios de Estados Unidos en general obtuvieron mejores resultados con las proteínas totales (100 puntos) y la venta de productos de mar y proteínas vegetales (70-75 puntos).

Mientras que la calidad de los productos en promoción era menor que la de la dieta estadounidense promedio, Jahns dijo que no era tan baja como esperaba el equipo. "Incluían vegetales, frutas y otros alimentos que indican las guías alimentarias, aunque no en las cantidades recomendadas", indicó Jahns.

Para Miriam Pappo, directora de nutrición clínica del Sistema de Salud Montefiore, Nueva York, no sería real asignar a los supermercados parte de la responsabilidad de modificar la dieta de los estadounidenses, al mismo tiempo que luchan por obtener ganancias.

Pappo, que no participó del estudio, consideró que algunos resultados son interesantes, como el hallazgo de que la promoción de las calorías vacías aumenta en el verano en comparación con otras estaciones.

"Podría deberse a la oferta de helados y otros productos propios del verano", indicó.