La inyección subcutánea de células madre derivadas de sangre del cordón umbilical parece mejorar las características de la dermatitis atópica, de acuerdo a los resultados preliminares de un ensayo clínico.

"Creo que el estudio actual demostró que las células madre de sangre de cordón umbilical podrían ser usadas en forma exitosa para el tratamiento de los trastornos inflamatorios crónicos por sus propiedades inmunomoduladoras", dijo el doctor Tae-Yoon Kim, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Corea, Seúl.

"Lo más importante es que su capacidad inmunomoduladora no es sólo inhibitoria, sino que también puede aliviar una respuesta inflamatoria o alérgica", sostuvo.

No existe un tratamiento seguro y óptimo para el tratamiento de la dermatitis atópica, un trastorno cutáneo crónico y con recaídas que padece hasta el 20 por ciento de los niños y entre un 3 y un 10 por ciento de los adultos, según publicó el equipo de Kim en un reporte en Stem Cells.

Los tratamientos estándar son la aplicación de esteroides de uso tópico e inmunosupresores sistémicos, que pueden provocar toxicidad en el largo plazo.

El equipo evaluó la seguridad y la efectividad de FURESTEM-AD, una terapia con células madre de sangre de cordón umbilical humano, en 34 pacientes con reaparición frecuente de los síntomas de la dermatitis atópica, mal controlada con corticoesteroides de uso tópico o inmunosupresores sistémicos.

La administración de células madre mesenquimales de sangre de cordón humana (hUCB-MSC, por su nombre en inglés) redujo los resultados de la Escala de Evaluación del Cobertura y Gravedad del Eczema (EASI, en inglés). Las dosis altas (50 millones de células) disminuyeron un 55 por ciento los resultados de la EASI a las 12 semanas de tratamiento.

Las dosis bajas (25 millones de células) disminuyeron transitoriamente el eczema, mientras que las dosis altas tuvieron un efecto continuo y gradual hasta la duodécima semana, con una mejoría significativa de los valores basales tan temprano como desde la cuarta semana.

La evaluación de la dermatitis atópica con la escala SCORAD reveló una disminución sostenida de la enfermedad de acuerdo con la dosis utilizada: la dosis más alta redujo un 51 por ciento la intensidad de la afección, un 58 por ciento el prurito, un 65 por ciento el insomnio y un 50 por ciento las características de la enfermedad en general.

El tratamiento con las hUCB-MSC estuvo asociado con una disminución consistente de los biomarcadores clave, como la IgE y los eosinófilos en sangre.

No hubo efectos adversos graves, pero un tercio de los pacientes tratados con la dosis alta tuvieron reacciones en el sitio de la aplicación. "Esperamos que nuestra terapia con células madre esté disponible en la práctica clínica alrededor de 2018", dijo Kim.

La empresa de biotecnología Kanstem Biotech financió el estudio y empleó a dos de los seis autores.