Cocinar con aceite vegetal para disminuir la cantidad de grasas saturadas ayuda a bajar el colesterol, pero no haría lo mismo con el riesgo de enfermedad cardíaca ni prolongaría la vida, según informa un equipo de Estados Unidos.

Varios estudios previos habían asociado la grasa poliinsaturada del aceite vegetal, las nueces y las semillas con una disminución del riesgo cardíaco. Los médicos utilizan esos resultados para aconsejarles a los pacientes que reemplacen las grasas de origen animal, como la manteca, la crema y la manteca de cerdo, con aceites vegetales (maíz, soya, canola y oliva).

Cuando el equipo del doctor Christopher Ramsden analizó los datos de un experimento con más de 9.400 personas, observó que la disminución de los valores del colesterol con el cambio de las grasas saturadas por los aceites vegetales no prolongaba la vida.

"De hecho, los participantes que más lograron reducir el colesterol tenían mayor riesgo de morir", aclaró Ramsden, investigador de los Institutos Nacionales de Salud y de University of North Carolina, Chapel Hill.

El equipo estudió información del período 1968-1973 que correspondía a los residentes de entre 20 y 97 años de edad de un hogar de cuidados especiales y de seis hospitales psiquiátricos de Minnesota. Al azar, los participantes recibían alimentos preparados con aceite de maíz o con productos ricos en grasa saturada de origen animal, como la margarina (grupo control).

Los valores de colesterol disminuyeron un 14 por ciento en el primer grupo, comparado con apenas un 1 por ciento en el grupo control, según publica el equipo en The BMJ.

Pero esa reducción no fue útil. Cuando el equipo evaluó el colesterol total en sangre (triglicéridos, colesterol LDL o "malo" y colesterol HDL o "bueno", observó que por cada 30 mg/dL menos en los valores, el riesgo de muerte aumentaba un 22 por ciento, de acuerdo con los informes de autopsia de esa población disponibles en el 2015.

La Asociación Estadounidense del Corazón considera "ideal" valores de colesterol por debajo de 180 mg/dL.

En el estudio, la dieta con aceite vegetal tampoco estuvo asociada con una disminución del riesgo de ateroesclerosis o infarto.

A pesar de ciertas limitaciones del estudio, los resultados sugieren que la grasa saturada y el ácido linoleico, que es un tipo de grasa poliinsaturada, no serían tan distintos en sus efectos en la salud vascular, según dijo Lennert Veerman, especialista en salud pública de la Universidad de Queensland, Australia, que escribió un editorial sobre el estudio.

Consideró que se necesitan más estudios para comprender cuáles son las grasas más saludables.