Los cereales y los snacks de arroz para los niños contienen arsénico y los bebés que los ingieren tienen altos valores de esta sustancia química en orina, según revela un estudio.

Aún se desconoce si el arsénico en esos niveles tendrá algún efecto en la salud.

"Sabemos que el cereal de arroz era uno de los primeros alimentos para los bebés, pero conocíamos muy poco de lo común que era en Estados Unidos o el momento en que se incorporaba en la dieta", dijo la autora principal, Margaret Karagas, de la Escuela de Medicina Geisel, Dartmouth College, New Hampshire.

Los granos de arroz pueden incorporar el arsénico del ambiente y el arroz de Estados Unidos posee algunas de las concentraciones de arsénico más altas del mundo.

"El arsénico es un carcinógeno que eleva el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, inmunológicas y de otro tipo", dijo Karagas. "Hay cada vez más evidencia de que hasta bajos niveles podrían tener un alto impacto en el crecimiento, la inmunidad y el neurodesarrollo de los niños pequeños".

Con su equipo sigue investigando si los bebés del estudio tenían alguna secuela de esa exposición.

Por ahora, publican los resultados obtenidos en un grupo de 759 bebés de mujeres de entre 18 y 45 años. Los padres respondieron cuestionarios sobre el consumo de esos productos cuando sus hijos tenían cuatro, ocho y 12 meses. Los autores también analizaron muestras de orina de los bebés para detectar los niveles de arsénico.

En los niños que no consumían pescado o mariscos, las concentraciones de arsénico en orina eran más altas en los que ingerían cereal o snacks de arroz que en los que no lo hacían, según publica el equipo en JAMA Pediatrics.

Los autores también evaluaron la composición de algunos de los snacks de arroz más comunes. "Nos sorprendió el porcentaje de bebés que comía snacks de arroz y que uno de esos productos tuviera niveles superiores las 100 partes/mil millones, que es el estándar estadounidense", dijo Karagas.

"Era un producto de arroz inflado con sabor a frutillas y que contenía un 40 por ciento de arsénico inorgánico; los dos primeros ingredientes eran harina de arroz integral y blanco".

Comentó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos propuso reducir el arsénico inorgánico en el cereal de arroz para los niños a 100 partes/mil millones, como en la Unión Europea.