Un estudio revela que el maní reduce el riesgo de morir por enfermedad cardíaca, lo que sugiere que los beneficios de esta nuez económica sería similar a las opciones más costosas, como la almendra o el pistacho.

Estudios previos habían asociado el consumo de nueces con una reducción del riesgo de padecer cardiopatías, diabetes e hipertensión, pero sobre todo en la población caucásica de altos ingresos de Estados Unidos y Europa.

El nuevo estudio, sobre una cohorte más diversa de Estados Unidos y China, sugiere que las nueces beneficiarían a personas de distintos orígenes.

"Ahora podemos decirle a la gente que el maní es tan bueno como otras nueces más costosas y que ese beneficio no se limita a las personas blancas de clase alta, sino a toda la población", dijo por vía telefónica el autor principal, doctor Xiao-Ou Shu, profesor de epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Nashville.

Su equipo estudió a 71.764 residentes del sudeste de Estados Unidos (la mayoría tenía bajos ingresos y dos tercios eran afroamericanos) y a 134.265 habitantes de Shanghái.

Revisó cuántos gramos de maní (incluida la mantequilla de maní) y de otras nueces consumían por día para organizarlos en cinco grupos, en un rango de consumo de entre 0,95 y 18,45 gramos.

Un maní, que técnicamente es una legumbre, pesa un gramo y en una porción promedio (28,5 g) hay 28 maníes.

Los participantes chinos consumían una cantidad mucho más baja que los estadounidenses y en ambos países las mujeres comían menos nueces que los hombres: desde 1,6 g entre las mujeres chinas hasta 16,4 g entre los hombres blancos del sur de Estados Unidos.

El seguimiento en Estados Unidos duró unos 5,4 años y en China, entre 6,5 y 12 años. El riesgo de morir por cualquier causa en la cohorte estadounidense disminuía un 21 por ciento en el grupo que más maní comía con respecto del grupo que menos cantidad consumía, mientras que en la cohorte china, el riesgo disminuía un 17 por ciento.

El consumo de nueces y maní redujo el riesgo de morir por un accidente cerebrovascular (ACV) y enfermedad coronaria en ambas poblaciones, pero no disminuyó el riesgo de morir por cáncer o diabetes.

La mantequilla de maní tampoco redujo el riesgo de muerte, quizás porque contiene azúcar, grasa hidrogenada "u otros ingredientes que anularon el beneficio", opinó el doctor David Maron, director de cardiología preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y que no participó del estudio.

Un estudio observacional como éste no prueba que comer maní prolongue la vida. Aun así, sus resultados, junto con la evidencia previa, ofrecen un argumento sólido para incluir a las nueces en una dieta saludable, según opinó el doctor Mitchell Katz, director del Departamento de Salud del Condado de Los Angeles y autor de un comentario sobre el estudio publicado en JAMA Internal Medicine.

"El estudio nos dice que las nueces son beneficiosas y no solo por el tipo de población que los consume", sostuvo el especialista.