El parto en el agua es cada vez más popular, pero una revisión no halló suficiente evidencia de que la práctica sea buena para los bebés, luego de analizar 29 estudios publicados.

Los datos no revelaron diferencias significativas entre el parto en agua y otros métodos en cuando a complicaciones, mortalidad infantil o internación en terapia intensiva. Pero la mayoría de los estudios eran pequeños y tampoco describieron alguna ventaja del parto en agua.

"La idea de que es seguro tener al bebé bajo el agua no apareció como segura o insegura en nuestra revisión", dijo el autor principal, doctor Alastair Sutcliffe, investigador especializado en pediatría de los Hospitales del University College de Londres, Reino Unido.

"Mientras que no es malo intentar realizar el trabajo de parto en el agua, aconsejo esperar hasta contar con evidencia más robusta de su seguridad antes de optar por esa práctica", añadió.

El agua tibia puede aliviar el dolor del trabajo de parto, reducir el uso de anestesia y acelerar las primeras etapas del parto antes de que se dilate el cuello uterino y pueda nacer el bebé. Pero se desconocen los beneficios cuando comienza la etapa de pujar.

El 9 por ciento de los bebés de Reino Unido nacieron en el agua el último año, según publica el equipo de Sutcliffe en Archives of Disease in Childhood - Fetal and Neonatal Edition.

Pero el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos y la Academia Estadounidense de Pediatría desaconsejan ese tipo de parto por el riesgo de complicaciones para los bebés, como las infecciones, los problemas respiratorios y el ahogamiento.

Los autores analizaron información de estudios sobre un total de 39.000 partos en hospitales o centros especializados en partos. La mayoría de esas investigaciones eran pequeñas y observacionales, con seguimientos breves y limitados a embarazos de bajo riesgo.

Los resultados describían una ventaja del parto en agua: un valor en la escala de Apgar algo más alto que con otras opciones (la escala evalúa el ritmo cardíaco, la respiración, el tono muscular, los reflejos y el tono de la piel).

Pero como la mayoría de los estudios no asignó al azar el tipo de parto, es imposible concluir que el parto en agua mejore los resultados en la escala de Apgar.