Una revisión de la literatura médica revela que es poco probable que el sedentarismo, aun moderado, cause enfermedad cardíaca. Es más: los autores aseguran que solo el sedentarismo extremo (más de 10 horas por día sin movimiento) está asociado con el aumento del riesgo de padecer un infarto, un ACV o la muerte por enfermedad coronaria.

Pasar más de 10 horas sin movimiento, en una silla u otra forma de sedentarismo, aumenta un 8 por ciento el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca al compararlo con menos de tres horas diarias.

"Nuestros resultados sugieren que el tiempo sedentario está asociado con un aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular, independientemente de otros factores como el IMC y la actividad física, pero sólo en niveles muy altos", dijo el autor principal, doctor Ambarish Pandey, del Centro Médico de University of Texas, Dallas.

Su equipo analizó nueve estudios sobre más de 700.000 adultos para estimar la relación entre el tiempo sin actividad física y la incidencia de complicaciones como el infarto y el ACV. Los autores definieron "tiempo sedentario" como cualquier período de baja actividad, como estar sentados, mirando TV o conduciendo el automóvil.

La mitad de los estudios duró unos 11 años y se detectaron 25.769 problemas cardiovasculares únicos. Los más sedentarios (12 horas por día sin actividad física) eran un 14 por ciento más propensos que los que pasaban apenas 2,5 horas diarias sin movimiento a desarrollar enfermedad cardiovascular.

Pero períodos más moderados de sedentarismo no estuvieron asociados con un aumento del riesgo, que sólo comenzó a aumentar a partir de más de 10 horas de tiempo sedentario por día, según publican los autores en JAMA Cardiology.