El déficit de atención con hiperactividad (TDAH) que se les diagnostica a los niños también puede aparecer en la edad adulta, según demuestran dos estudios. Y los síntomas del trastorno de aparición adulta son distintos a los de los niños.

"Aunque la naturaleza de los síntomas varía entre los niños y los adultos, todos los grupos etarios comparten alteraciones en varios dominios: la familia, la amistad y la escuela en los niños, y el trabajo, el matrimonio y el manejo de un vehículo en los adultos", dijo Stephen Faraone, investigador especializado en psiquiatría de SUNY Upstate Medical University, Syracuse, Nueva York, y autor de un editorial sobre ambos estudios publicados en JAMA Psychiatry.

Pero Faraone advierte que algunos de los casos de aparición adulta podrían haber pasado desapercibidos en la niñez. La contención de los padres y los docentes o la inteligencia, por ejemplo, retrasarían la aparición de los síntomas del TDAH.

Aun se desconoce si los participantes "no tenían alguna psicopatología previa a la edad adulta", indicó Faraone.

En uno de los estudios, un equipo de Brasil siguió hasta los 18-19 años de edad a más de 5.200 personas que habían nacido en 1993. El 8,9 por ciento tenía TDAH a los 11 años y el 12,2 por ciento reunía todos los criterios diagnósticos de TDAH, excepto la edad, al final del estudio.

El TDAH infantil es más prevalente en los varones, mientras que el TDAH adulto lo es en las mujeres.

Sesenta de los casi 400 participantes con TDAH infantil seguía teniendo síntomas al final del estudio y sólo 60 de los casi 500 adultos con TDAH tenía un diagnóstico pediátrico.

"El mensaje es que los adultos con síntomas evidentes y duraderos de falta de atención, hiperactividad o impulsividad que causen alguna alteración deberían consultar a un médicos para realizar una evaluación, aun si recién comienzan a percibirlos o si la familia asegura que nunca existieron en la niñez", dijo el autor principal, doctor Luis Augusto Rohde, investigador especializado en psiquiatría de la Universidad Federal de Río Grande del Sur, Brasil.

El segundo estudio incluyó a 2.040 gemelos que habían nacido en Inglaterra y Gales en 1994 y 1995; 247 reunían el criterio diagnóstico de TDAH cuando eran niños y 54 de ellos aún lo hacían a los 18 años.

Un tercio de los 166 participantes con TDAH de aparición adulta no reunía los criterios clínicos del trastorno en cuatro evaluaciones pediátricas.

Para la autora principal, Louise Arseneault, del King's College de Londres, algunos de estos adultos podrían haber pasado la niñez con TDAH sin diagnosticar, pero los síntomas tampoco serían los mismos en la edad adulta y en la niñez.